Abordaje diagnóstico por imagen en patología benigna de la vesícula y vías biliares.

Las patologías de las vías biliares afectan a una porción importante de población mundial, más del 95% son atribuibles a la colelitiasis. La litiasis biliar se desarrolla cuando el contenido de sales biliares y lecitina en la bilis es insuficiente para mantener el colesterol en disolución. Los cálculos biliares afectan al 10-20% de la población adulta de los países desarrollados. No obstante casi todos los cálculos más del 80% son silentes y la mayoría de las personas no tienen sintomatología asociada ni otras complicaciones.

El ultrasonido es el primer estudio en la evaluación de patología biliar aguda (sensibilidad del 83%, especificidad 95%). De los 123 pacientes incluidos en el estudio, en 99 (80%) de ellos no se encontró patología biliar ni causa identificable que explicara sus síntomas. Además el US proporciona información adicional a la vesícula biliar como el árbol biliar y al parénquima hepático.

El diagnostico por US de litiasis biliar se basa en 3 criterios; los cálculos muy pequeños pueden no dejar sombra acústica, asociados a sombra acústicas, la movilidad de los cálculos libres flotantes puede demostrarse al movilizar al paciente.

No hay ningún criterio US directo de colecistitis pero hay signos indirectos importantes a correlacionar con la clínica.

La coledocolitiasis es la presencia de cálculos en el árbol biliar que sucede alrededor del 10% de los pacientes con colelitiasis. El US tiene una exactitud del 60 al 70% para detectar cálculos en el colédoco.

La colangitis es causada por la infección bacteriana de los conductos biliares. EL US es el procedimiento de elección en la diferenciación entre la obstrucción biliar y la enfermedad hepatocelular causantes del síndrome ictérico. El US es positiva en alrededor del 95% de los pacientes con vías biliares dilatadas.

La TAC es tan sensible como el US en la demostración biliar dilatada en pacientes con ictericia obstructiva. Sin embargo el US es el procedimiento de imagen inicial debido a que su costo es menor y la ausencia de radiación sin embargo la TAC ofrece mayor resolución y nos indica a que  nivel esta la lesión.

El US en el estudio de las obstrucción de las vías biliares tiene un 16-20% de certeza diagnostica en determinar la causa y el nivel de la obstrucción en el colédoco distal y del 60% en determinar la causa y nivel de la obstrucción en general.

En los pacientes con sospecha clínica de litiasis biliar, sin identificación precia por US de coledocolitiasis, el US de coledocolitiasis, el US endoscópico o la colangiopancreatorresonancia es el siguiente paso diagnóstico por imagen.

El factor determinante habitual 80-90% de la colecistitis aguda es la litiasis biliar con impactarían del cálculo en el cístico, el 75% de los enfermos refieren episodios previos de cólico biliar; en el US el cálculo se visualiza como una estructura muy ecogenica, rodeada de líquido (bilis) con una sombra acústica posterior y que se desplaza con los cambios de posición del paciente. La tasa de error en el diagnóstico de la litiasis vesicular se calcula cerca al 3%.

El signo mas constante en la colecistitis aguda 60-80% es el dolor que desencadena con la presión superficial del transductor “signo de Murpy ultrasonografico” además engrosamiento de la pared con imagen de doble contorno.

Las dimensiones de la vesícula biliar son 7-11cm longitudinal y de 1.5-4cm de diámetro prepandial, si sobrepasa estas medidas se llamara la patología hidrops vesicular.

Engrosamiento de la vesícula biliar se considera cuando sobrepasa los 3mm, además cuando aunado a esto se detecta el signo de Murphy y litos; nos conlleva a colelitiasis vesicular 90%. Signo de WES, signo de engrosamiento de la pared con imagen de doble contorno, lodo biliar, dilatación de la vía biliar; son signos ecográficos complementarios para el diagnóstico de patología biliar, otorgándole hasta el 95% de sensibilidad.

Comentario

En el abordaje diagnóstico por imagen en patología benigna de la vesícula y vías biliares destaca el ultrasonido hasta en un 95% de especificidad además de accesibilidad en cuanto a disponibilidad y costo, además su no invasividad; por lo cual sigue siendo el estándar de oro para estas patologías. A pesar de ello, tiene un alto grado de importancia el operador/interprete por lo cual es importante que se encuentre con la mejor capacitación posible.

Sin embargo la TAC nos ofrece una mejor valoración de las vías biliares y sobre todo nos indicara el nivel de obstrucción o daño; a pesar de ello por su alto costo y difícil acceso, se encuentra después del ultrasonido.

Artículo escrito por el Dr. Oscar Gomora

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com