Aportes colombianos a la tiroidología

El bocio y el cretinismo endémicos fueron la primera y más evidente preocupación sanitaria de la región andina en relación con la glándula tiroides. “Una enfermedad horrorosa”, dijo Jean-Baptiste Boussingault, quien sugirió el tratamiento apropiado. Habría de pasar más de un siglo antes de que se implementara la yodación de la sal, como programa lógico de salud pública.

La detección neonatal del hipotiroidismo congénito en Colombia se realiza con fines preventivos y la enfermedad tiroidea auto inmune tiene consecuencias más allá de la misma glándula, pues es además un importante marcador de otras patologías auto inmunes.

La disfunción tiroidea tiende a comprometer la viabilidad de los embarazos o a producir graves complicaciones cardiovasculares. El estudio del cáncer tiroideo es importante desde el punto de vista epidemiológico, del diagnóstico precoz y de la detección del carcinoma medular en familias, ya que además puede asociarse con tumores en diversos tejidos endocrinos; también en nuestro país se están haciendo importantes aportes sobre nuevas técnicas quirúrgicas.

La tiroidología en Colombia A finales del siglo XIX y comienzos del XX, se fueron conociendo las enfermedades tiroideas. Entonces el interés de los médicos se expandió: se hicieron cirugías, se prescribía un preparado de tiroides desecado y se empezó a usar el metabolismo basal como prueba de función tiroidea(1-5). En la segunda mitad del siglo XX, se mejoraron las pruebas diagnósticas, la terapia de suplencia se dirigió hacia preparados confiables de levotiroxina y —para la valoración del nódulo tiroideo— se pasó de la biopsia tru-cut al aspirado citológico con aguja final

Bocio y cretinismo endémicos Boussingault era un ingeniero de minas y científico pionero de la química agrícola en el siglo XIX, quien por serendipia descubrió la relación del bocio con la deficiencia de yodo en las cordilleras andinas

La yodación de la sal de consumo cotidiano redujo de manera significativa la problemática sanitaria del cretinismo endémico

Hipotiroidismo congénito Los recién nacidos en áreas bociosas con adecuada suplementación de yodo tienen un funcionamiento de glándula tiroides similar al de los niños nacidos en áreas no bociosas con la misma suplementación de yodo y no tienen, por lo tanto, riesgo más alto de desarrollar hipotiroidismo congénito

El protocolo de la Red Nacional de Laboratorios(22) para el tamizaje neonatal de hipotiroidismo congénito y la vigilancia por laboratorio ha permitido estandarizar la técnica y las metodologías.

Tiroides y receptores La detección temprana y masiva del hipotiroidismo congénito mediante la TSH neonatal ha favorecido las pesquisas en el campo de su etiología, permitiendo a los científicos estudiar su origen. Así se han visto casos de resistencia a la TRH en los receptores de TSH, u otros de relativa mayor frecuencia debidos a mutaciones en el gen del receptor b de la hormona tiroidea. El receptor mutado, mediante un mecanismo de inhibición dominante, impide la unión de la triyodotironina a su receptor y da lugar a una menor respuesta tisular a la acción de las hormonas tiroideas.

Enfermedad tiroidea autoinmune El desarrollo de la inmunogenética ha permitido conocer también los mecanismos fisiopatológicos de una patología común, la enfermedad de Graves-Basedow(25). Esta condición es diagnosticada y tratada frecuentemente por los endocrinólogos de adultos, ya que, aunque se presenta en edades tempranas, su incidencia es baja en este grupo etario. El bocio difuso tóxico es una interesante enfermedad psicosomática, donde el estrés juega un papel desencadenante en la activación de un trastorno genéticamente determinado.

Por el contrario, la tiroiditis crónica autoinmune es causada por un anticuerpo que bloquea la estimulación por TSH y produce infiltración linfocitaria, bocio, bloqueos de ciertos pasos de la tiroxinogénesis (como la organificación del yodo) y finalmente hipotiroidismo.

Es necesario fomentar la investigación, lograr una mejor interacción entre organismos públicos y privados, mayor cooperación académica, esto con el fin de disminuir las brechas existentes, incrementar la publicación científica y aplicar los conocimientos generados en el propio país para mejorar las acciones epidemiológicas en los diferentes aspectos de la enfermedad tiroidea.

COMENTARIO:

Creo que hace falta más investigación sobre ésta glándula, ya que su complejidad hace que sea complejo las patologías que se derivan de ella. La importancia de los medios de diagnósticos que tenemos como médicos debemos aprender a ocuparlos y volverlos parte de la consulta diaria, para detectar, prevenir y dar pronóstics adecuados a los pacientes. Por ejemplo el ultrasonido que nos ayuda a revisar alteraciones en el caso de embarazos tempranos. Además como hemos visto al paso de la historia de han tomado medidas preventivas en la salud pública.

Artículo escrito por

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com