Correlación ultrasonográfica e histopatológica de los tumores de ovario

El cáncer de ovario, constituye el 2 % de las afecciones malignas de la mujer con una alta mortalidad, aproximadamente las dos terceras partes se presentan con lesiones muy avanzadas en el momento del examen imagenológico,1-4 trae por consecuencia una supervivencia menor de la paciente y un aumento del costo de su atención.

El cáncer aumenta su incidencia en mujeres por encima de 50 años, el pico se produce en la 7ma década de la vida, a más edad peor pronóstico porque los tumores son más indiferenciados. Las variedades histológicas de origen epitelial son las más frecuentes, es raro el cáncer de ovario antes de los 30 años.

El USTV puede demostrar lesiones menores de 3 cm, tiene la desventaja de poseer un campo de visión limitado solo hasta 10 cm de la cúpula vaginal. La vía abdominal ve mejor la lesión que se ubica por encima del lecho vesical más allá de 10 cm, por tanto, es de utilidad realizar el estudio por la vía abdominal y transvaginal.

Por US se puede ver la localización de una lesión, determinar el órgano de origen, el tamaño, los bordes si son regulares o irregulares, el grosor de las paredes y la textura dependerá de su contenido líquido, sólido o mixto10,11 si es líquido será ecolúcido y la imagen será de color negro, si es sólido tendrá una coloración gris de mayor o menor tonalidad en dependencia de la constitución del tejido.

Los signos ultrasonográficos de las masas que indican probabilidad de malignidad son: -Los septos gruesos mayores de 1 cm. -Las papilas sólidas que crecen hacia adentro a expensas de la pared interna. -La irregularidad de los contornos. -La textura compleja con elementos líquidos y sólidos, sobre todo si predomina este último.

Se revisaron las historias clínicas del archivo del Hospital Clínico Quirúrgico “10 de Octubre”, en los últimos 5 años, de todas aquellas pacientes que habían sido operadas por tener un diagnóstico clínico ultrasonográfico de una masa anexial, y el resultado histopatológico fue un tumor de ovario.

-Los tumores malignos se presentaron con mayor frecuencia en edades por encima de 59 años. Hubo una alta correlación de pacientes con quistes simples y quistes con tabiques finos y ecos e informe anatomopatológico benigno. La presentación ultrasonográfica de los tumores malignos más frecuentemente encontrada fue la compleja a predominio ecolúcido y la compleja a predominio ecogénico. La mayoría de los tumores malignos tuvieron diámetro mayor de 10 cm y fue raro encontrar malignidad en los que medían menos de 5 cm. Los tumores benignos más frecuentes fueron: el cistoadenoma seroso, el quiste folicular y el quiste dermoides; de los malignos, el cistoadenocarcinoma seroso.

COMENTARIO

Este articulo nos permite reconocer que el ultrasonido es la piedra angular en el diagnóstico de cáncer de ovario ya que es un método efectivo, fácil de realizar, económico y no invasivo, constituye el medio diagnóstico ideal de primera línea para el estudio de los tumores de ovario. El US tiene una alta sensibilidad, especificidad y valor predictivo positivo en el diagnóstico de los tumores de ovario.

Por lo que es importante tomar en cuenta su realización para detectar tumoraciones en fase asintomática y se puede realizar a cualquier mujer combinando ultrasonido transvaginal y abdominal para tener mayor certeza.

El cáncer de ovario es una de los principales patologías en la mujer, por lo que su estudio correcto por medio de ultrasonido permite preveer complicaciones futuras.

Artículo escrito por la Dra. Karla Figueroa

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com