Diagnostico Ecográfico de la disfunción del eje hipotálamo-hipófisis-ovario –útero, propuesta de estudio.

La ecografía transvaginal es el gold-estandar para la evaluación de la patología ginecológica estructura tanto benigna como maligna, con óptimo rendimiento. Actualmente la anatomía patológica funcional no forma parte del estudio ultrasonografico de rutina. Lo que lleva a un sub diagnóstico de patologías frecuentes, como por ejemplo: metrorragias o amenorreas. Es factible, descartando loas cuadros orgánicos y relacionando los marcadores ecográficos específicos, con el cuadro clínico, lograr una orientación sobre el origen de la disfunción del eje hipotálamo-hipofisis-ovario-útero.

El ultrasonido referido a la patología estructural tanto uterina como anexial tiene alto rendimiento. Por ejemplo las sensibilidades y especificidades para mioma uterino 99%-91%, adenomiosis 100%-90%

La patología ginecológica funcional es la alteración en uno o más niveles del eje hipotálamo hipófisis-ovario-útero. Se relaciona principalmente con anovulación y desbalance estrógeno-progesterona y se puede manifestar por amenorrea, metrorragia, infertilidad o pérdida reproductiva.

El diagnóstico de esta disfunción del eje conlleva necesariamente la exclusión de causas orgánicas locales o periféricas.

El examen ultrasonográfico ginecológico debe incluir las siguientes características: tamaño uterino, principalmente la hipotrofia que considera un diámetro longitudinal < de 65 mm, 75 mm y 85 mm, para nulípara, primípara y multípara, respectivamente; tipos de endometrio, 0: menstrual o hipoestrogénico, I: estrogénico, II y III: progestativo inicial y tardío; Grosordel endometrio: un mínimo de 6 mm en fase media-proliferativa, 10 mm para la fase periovulatoria y 11 mm para la fase media-lútea; de los ovarios en cuanto al volumen, número, tamaño y distribución de los folículos, determinación de la relación área estromal con el área ovárica total para categorizarlos tanto en normales, poliquísticoso multifoliculares. El ovario de aspecto poli quístico considera el criterio de Rotterdam modificado con inclusión del índice estromal > a 0.34 y un mínimo de 19 folículos antrales.

El ovario de aspecto multifolicular debe presentar 6 o más folículos de 4-10 mm de diámetro en 1 plano, de distribución central y periférica con índice estromal normal y el volumen normal o aumentado  Se debe observar además el estado de desarrollo folicular, signos inminentes de ovulación y post ovulación con identificación del cuerpo lúteo en sus diferentes presentaciones, quístico, solido o mixto, con el anillo vascular e índice de resistencia habitualmente menor de 0.5,acompañado de líquido libre de volumen variable en el fondo de saco de Douglas o consignación de un estado anovulatorio con ausencia de cuerpo lúteo o presencia de quiste folicular o folículo luteinizado no roto, el cual a diferencia del cuerpo lúteo carece de anillo vascular importante y presenta índices de resistencias mayores.

 

La combinación de la historia clínica de la paciente con la evaluación ecográfica propuesta, puede orientar sobre la etiología y nivel de la alteración del eje hipotálamo hipófisis-ovario-útero en las diferentes patologías de carácter funcional, fundamentalmente anovulatorias, que se manifiestan por amenorrea, metrorragia, infertilidad o aborto, las cuales constituyen motivos de consulta frecuentes y además le permite al médico tratante realizar en forma más dirigida el estudio complementario.

 

Comentario:

Como observamos en de gran importancia el estudio ultrasonografico para evaluar y poder diagnosticar de manera oportuna  los cambios que pudieran afectar o estar implicados en las distintas patologías que afectan el eje hipotálamo-hipofisis-ovario-útero, la cuestión es solo tener una excelente historia clínica y tener la destreza para poder identificar a través del ultrasonido cada uno de los casos.

Inscripciones para Diplomado

Inscripciones para curso

diplomadomedico.com