Diagnóstico imagenológico de un teratoma gigante de ovario

Se presenta una paciente de 85 años de edad con un teratoma gigante de ovario torcido, quien acude a consulta por dolor abdominal agudo. Al examen físico se comprobó aumento de volumen de todo el abdomen. Se realizó ultrasonido y tomografía simple de abdomen, y se encontró un gran tumor abdominal (20 cm) compatible con teratoma quístico de ovario, que debido al antecedente del dolor abdominal y las características tomográficas, se sospechó que estuviese torcido, lo que motivó el tratamiento quirúrgico inmediato y se comprobó la posibilidad diagnóstica planteada. La evolución posoperatoria resultó favorable, y una vez la paciente completamente restablecida fue dada de alta. Los teratomas constituyen un hallazgo infrecuente en la mujer anciana, no obstante, no se debe olvidar que existen.

Comentario:

El hallazgo de un teratoma gigante en una paciente de 85 años es un hecho muy infrecuente en la práctica médica, pues suele presentarse en mujeres jóvenes en los años de vida reproductiva activa. A veces pueden presentarse con dolor agudo, bien por torsión o por ruptura espontánea La ecografía constituye el examen de elección para el estudio de las masas pélvicas. La apariencia ecográfica es también muy variada, y va desde una masa puramente quística a una masa sólida, a veces difícil de identificar, pasando por todo tipo de masas complejas con septos, polos sólidos, niveles líquidos, etc. Probablemente la apariencia más específica sea la de una masa compleja con componentes ecogénicos, líquidos y sólidos. El signo de la “punta del témpano” o de la “punta del iceberg” consiste en una masa muy ecogénica con sombreado posterior que oculta las estructuras que se encuentran detrás.

 

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com