Enfermedades renales y embarazo

El embarazo es un estado natural de la mujer, el cual a pesar de ser totalmente fisiológico no esta exento de comorbilidades; esto debido a que los cambios adaptativos que se observan en el embarazo en sí, muchas veces representan un factor de riesgo para ciertas patologías. En el caso particular del aparato renal hay ciertos cambios tanto anatómicos como funcionales en el riñón que aumentan la incidencia de patologías tales como las infecciones; que dentro del espectro de enfermedades renales representan el mayor porcentaje de complicaciones en la paciente en estado grávido. Las infecciones del tracto urinario se pueden dividir en tres grandes grupos: La Bacteriuria Asintomática, la Cistitis Aguda y la Pielonefrítis Aguda, siendo esta última la más compleja y peligrosa causante de severas complicaciones tanto maternas como fetales. En segundo lugar y no por eso menos importante se encuentran la Insuficiencia Renal Aguda y la Litiasis Renal que aunque menos frecuentes durante el embarazo, siguen siendo importantes y trascendentes a la hora del control prenatal.

Se trata de un caso clínico de una paciente femenina de 22 años de edad con diagnósticos de embarazo de 34 semanas de gestación, con abdomen agudo, secundario a apendicitis, trombosis venosa profunda de miembro pélvico derecho, litiasis renoureteral, colecistitis crónica litiásica no agudizada; la cual se realiza una doble intervención quirúrgica, resultando en diagnóstico de absceso renal y la cual egresa después de ser multitratada en el servicio de cuidados intensivos obstétricos.

Actualmente en el 75% de los casos de absceso renal el principal factor de riesgo es una infección de vías urinaria mal tratada o no tratada; y en el resto se debe probablemente a litiasis renal. Nuevamente se insiste en el diagnóstico oportuno de estas patologías para evitar una complicación como esta de absceso renal, como es este caso en particular.

El abordaje de la paciente embarazada es de gran importancia porque no solo hay que ver por la madre, sino también por el producto, lo cual representa un reto doble para el médico y por eso es importante conocer los cambios en todos los aparatos y sistemas que hay durante este estado fisiológico. En cuestión de patología renal, las infecciones son bastante comunes y muchas veces no son bien diagnosticadas y mucho menos bien manejadas. Es importante emplear todas las herramientas diagnósticas, como lo es el USG que por ejemplo en el caso de Litiasis Renal nos es de mucha utilidad siempre y cuando se conozcan las características particulares de la paciente embarazada para hacer un buen diagnóstico.

Siendo una patología con morbimortalidad alta es importante saber que adecuado manejo y remisión al 100% tiene mucho que ver con el diagnóstico oportuno y con el adecuado control prenatal que se de a las pacientes embrazadas, sobre todo haciendo énfasis en la detección oportuna de infecciones del tracto urinario, que sigue siendo de las principales comorbilidades durante el estrado grávido.

Tal vez en éste artículo no se habla mucho a cerca del diagnóstico del absceso renal en particular, pero si se hace notar que el seguimiento se hace en base a USG abdominal, lo que sugiere que el diagnostico oportuno también se puede realizar empleado este método de imagen de manera rutinaria ante la sospecha de dicho padecimiento, cosa que no resulta tan complicada y que debería hacerse con más frecuencia.

Artículo escrito por el  Dr. Jorge Luis Reynoso Barbosa

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com