Enfrentamiento prenatal del bocio fetal

17

La patología tiroidea fetal durante el embarazo es poco frecuente, sin embargo la importancia de identificar los grupos de riesgo es por las complicaciones perinatales que genera dentro de las cuales se encuentran bajo peso al nacer, alteraciones del neuro-desarrollo, etc.

La definición de bocio fetal es el aumento tiroideo sobre percentil 95, el primer caso fue descrito en 1980 por Weiner, dando origen a multiples estudios y publicaciones reportando que puede ser multicausal.  Cuando se considera este diagnostico sin duda hay disfunción tiroidea pudiendo ser por hipo o hipertiroidismo o por el bocio propiamente. El bocio puede ser hipo o hiperfuncionante, el más frecuente es el primero.

Las madres que tienen antecedentes de disfunción tiroidea deben ser valoradas por ultrasonido lo que permite  evaluar el funcionamiento tiroideo fetal, en el año 2009 Huel y cols. Publicaron un estudio en el cual se determinaron algunos factores para distinguir si se trata de un hipo o hipertiroidismo entre ellos son: frecuencia cardiaca, movimientos fetales, maduración ósea,

Para instaurar un tratamiento adecuado es indispensable saber qué tipo de alteración tiroidea existe; el manejo materno sigue siendo la base del tratamiento; el tratamiento prenatal se inicia en casos de bocio hipotiroideo severo, con inyecciones de levotiroxina intra-amniotica pero puede requerir primero un ambniodrenaje.  En caso de refractariedad a este método se aplica de forma intramuscular al feto, el objetivo es disminuir el tamaño tiroideo y restaurar la función cardiaca,

Ecográficamente se observara la cabeza fetal en hiperextensión, puede haber oligo o polihidramnios, se realiza la medición de la glándula y realizar un comparativo con nomogramas ya establecidos para evaluar tamaño tiroideo y edad gestacional en relación al diámetro biparietal.

En conclusión: aunque el tratamiento del bocio fetal es controversial, el ultrasonido es indispensable para normar la conducta a seguir en cuanto a la terapia más adecuada de acuerdo al tipo de disfunción tiroidea que presenta el feto y con esto,  disminuir al máximo las complicaciones perinatales,  además de disminuir los procedimientos invasivos para conformar el diagnostico.