El espesor de la grasa subcutánea abdominal medida por ecografía se correlaciona con hiperlipidemia y esteatohepatitis en niños obesos

El objetivo de este estudio es evaluar la relación entre el espesor de la grasa subcutánea abdominal medida por ultrasonografía y el perfil de lípidos en suero y las transaminasas hepáticas en niños obesos.

Para lo cual se incluyeron ciento sesenta y seis niños con diagnóstico de la obesidad desde mayo 2001 hasta diciembre 2013. Los datos sobre el perfil de lípidos y transaminasas hepáticas séricas de se obtuvieron de las historias clínicas. El espesor de la grasa subcutánea abdominal y el grado de esteatosis hepática fueron evaluados ultrasonografía.

Resultando que de los 166 niños, 107 fueron diagnosticados con esteatosis hepática por ultrasonografía, 46 con grado I, 56 con grado II, y cinco niños con grado III. De acuerdo con el grado de esteasosis hepática, los valores medios del espesor de la grasa subcutánea en la línea media abdominal y el flanco derecho del abdomen miden 2,9 ± 0,8 cm y 1,9 ± 0,7 cm en el grupo normal, de 3,3 ± 0,8 cm y 2,0 ± 0,7 cm de grado I, 3,8 ± 0,8 cm y 2,3 ± 0,8 cm de grado II, y 4,1 ± 0,8 cm y 2,8 ± 1,4 cm de grado III, respectivamente que correlaciona con el grado de esteatosis hepática (p <0,01),  con la concentración de lípidos en suero y las transaminasas hepáticas en el grupo de edad de 12-14 años (p <0,01).

En conclusión, el espesor de la grasa subcutánea abdominal medida por los Ultrasonografía puede ser utilizado como un predictor fiable de la posible hiperlipidemia y esteatohepatitis en los niños, especialmente durante la etapa adolescente.

Artículo sumamente interesante y aplicable a la práctica clínica diaria cuando se es médico en el país número 1 en obesidad infantil, es una pena que no se incluyan imágenes de los diferentes grados de estaeatosis hepática que se mencionan

Grado I (leve) : ligero aumento difuso en los ecos del el parénquima hepático con una visualización normal del diafragma y de los vasos intrahepáticos.

Grado II (moderado): aumento difuso moderado de los ecos del parénquima hepatico con la visualización ligeramente alterada de los vasos intrahepáticos y el diafragma.

Grado III: ( grave) Aumento marcado en ecos finos con poca o ninguna visualización de los bordes de los vaso intrahepáticos, el diafragma, y la parte posterior del lóbulo derecho del hígado.

El objetivo del estudio fue evaluar el cambio hemodinámico de hígado durante la maniobra de Valsalva mediante ecografía Doppler.

Para lo cual obtuvieron treinta voluntarios, hombres sanos fueron con una edad media de, 25,5 ± 3,64 años), a los cuales se les midieron los diámetros, las velocidades mínima y máxima, ​​el flujo y  volumen de la vena cava inferior intrahepática (VCI), la vena hepática media (VHM), y la rama derecha de la vena porta principal (RDVP) en reposo y durante la maniobra de Valsalva. Estos cambios se compararon mediante la prueba t pareada.

Los diámetros medios VCI intrahepática en reposo y la maniobra de Valsalva fueron de 1,94 ± 0,40 frente a 0,56 ± 0,66 (p <0,001). El diámetro medio, la velocidad mínima (cm / sec), la velocidad máxima, y el flujo de volumen (ml / min) de VHM en reposo y la maniobra de Valsalva fueron 0,60 ± 0,15 frente a 0,38 ± 0,20 (p <0,001), -7,98 ± 5,47 frente a 25,74 ± 13,13 (p <0,001), 21,34 ± 6,89 frente a 35,12 ± 19,95 (p = 0,002), y 106,94 ± 97,65 frente a 153,90 ± 151,80 (P = 0,014), respectivamente. Mientras que en la RDVP los datos obtenidos en reposo y durante la maniobra de Valsalva fueron 0,78 ± 0,21 frente a 0,76 ± 0,20 (p = 0,485), 20,21 ± 8,22 frente a 18,73 ± 7,43 (p = 0,351), 26,79 ± 8,85 frente 24,93 ± 9,91 (p = 0,275), y 391,52 ± 265,63 378,43 ± 239,36 frente a (P = 0,315), respectivamente.

Conclusión: la velocidad del flujo sanguíneo y el volumen de VHM aumentó significativamente durante la Maniobra de Valsalva. Estos hallazgos sugieren que la vena hepática podría desempeñar un papel importante para mantener el retorno venoso al corazón durante la maniobra.

Comentario:

Elegí este artículo por ser específico en cuanto a anatomía venosa hepática ya que se refiere a vasos importantes que debemos tener en cuenta como referencias determinar la ubicación de alguna lesión en y describirla conforme a la anatomía  segmentaria  funcional de Couinaud, aunque una vez avanzada la lectura fue un poco decepcionante encontrar solo imágenes del ultrasonido Doppler, así mismo me hubiera gustado que nos mostraran ejemplos de las traducciones clínicas que pueden tener sus resultados.

Artículo escrito por la Dra. Vania Nájera Morán

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com