Estructuras de Vesícula Biliar

La vesícula biliar es una bolsa en forma de pera que recibe todos los conductos biliares situados fuera del hígado que unen el hígado con el duodeno. Los conductos biliares derecho e izquierdo procedentes del hígado se junta y se funden en un solo conducto biliar común. La vesícula biliar se sitúa en la parte inferior del hígado. Su vía saliente, el conducto cístico, une la vesícula biliar con ambos conductos hepáticos. Con la unión de los conductos hepáticos y del conducto cístico se forma el ducto conducto colédoco, el cual, junto con el conducto pancreático, desemboca en el duodeno.

Las paredes de la vesícula consisten en túnicas serosas, musculares y mucosas. El revestimiento mucoso se dispone en pliegues semejantes en estructura y función a las del estómago.

Estructuras que componen la Vía Biliar

1.- Hígado

2.- Vesícula biliar

3.- Conducto hepático común.- ubicado a la derecha de la arteria hepática propia y por delante de la vena porta.

Está formado por los conductos hepáticos derecho e izquierdo y se unen cerca del extremo derecho del hilio hepático para formar el conducto hepático común que desciende unos 03 cm., antes de unirse en ángulo agudo con el conducto cístico para formar el colédoco.

4.- Conducto Cístico.- Este conducto mide 3-4 cm. de longitud; corre hacia atrás, hacia abajo, y hacia la izquierda desde el cuello de la vesícula biliar y se une al conducto hepático común formando el colédoco. Su mucosa presenta 5-12 pliegues semilunares similares a los del cuello de la vesícula. Se proyectan en dirección oblicua y sucesión regular y aparecen como una válvula espiral.

5.- Colédoco.- Se forma cerca del hilio hepático por unión de los conductos cístico y hepático común. Mide aproximadamente 7,5 cm. de longitud y 6 mm. de diámetro. Desciende en sentido posterior y algo hacia la izquierda por delante del agujero epiploico (hiato de wislow), en el borde derecho del epiplón menor, delante y a la derecha del a vena porta y a la derecha de la arteria hepática propia; pasa por detrás del bulbo duodenal con la arteria Gastroduodenal a su izquierda y después corre por un surco sobre la parte superolateral de la superficie posterior de la cabeza del páncreas, por delante de la vena cava inferior.

A la izquierda de la 2° porción del duodeno (porción descendente), el colédoco se coloca próximo al conducto pancreático, ambos entran juntos en la pared duodenal donde se suelen unir para formar la ampolla hepato-pancreatica, cuyo extremo distal constreñido desagua en la porción descendente del duodeno en la pila duodenal mayor (ampolla de váter), a unos 8-10 cm. del Píloro. La posición del conducto colédoco está relacionada con la pared anterior del abdomen por una línea que comienza 5cm. por arriba del plano transpilórico y 2 cm. a la derecha del plano medio y desciende 7,5 cm. en sentido vertical.

Irrigación:

  1. Arteria pancreatoduodenal superior posterior, irriga la porción inferior del colédoco.
  2. Arteria cística, irriga la porción superior del colédoco y los conductos hepáticos.
  3. La arteria hepática derecha, irriga la parte media del colédoco (a través de pequeñas ramas), la principal irrigación procede la arteria cística y de la pancreatoduodenal superior posterior

Inervación:

La inervación simpática y parasimpática procede plexo celiaco que acompaña a la arteria hepática y sus ramas. Las fibras procedentes del nervio frénico derecho, a través de las comunicaciones de los plexos frénicos y celiaco, para alcanzar la vesícula biliar por medio del plexo hepático. Esto explica el “dolor de hombro” que se refiere a procesos inflamatorios de la vesícula biliar.

Diariamente, el hígado segrega entre 500 y 600 mililitros de bilis hepática de color amarillento. La bilis se hace más espesa en la vesícula biliar, y se convierte en una bilis verdosa. Según su peso, los componentes de la bilis son los siguientes:

  • Agua (82 %).
  • Ácidos biliares. Desempeñan un papel fundamental en el metabolismo lipídico (12 %).
  • Colorantes biliares (sobre todo, la bilirrubina) que resultan de la degradación de la hemoglobina.
  • Colesterol.
  • Productos de desintegración del metabolismo.
  • Sales.

La función principal de la bilis es ayudar a digerir las grasas por medio de sus componentes. Además, ayuda a excretar las sustancias nocivas y los subproductos del cuerpo. En la vesícula biliar se almacena la bilis formada en el hígado. Este órgano mide, aproximadamente, 9 centímetros y almacena una media de 50 mililitros de bilis.

Con la deshidratación, la bilis de la vesícula biliar se concentra. Al ingerir alimentos, ésta se libera por la contracción de la musculatura de la vesícula biliar, y fluye a través de los ductos conductos biliares. Aproximadamente, el 95% de los ácidos biliares se vuelven a absorber en el intestino y regresan al hígado. Aquí, se vuelven a emplear en la producción de más bilis.

Comentarios

Es de gran utilidad conocer las distintas estructuras que componen a la vesícula biliar así como su forma y los conductos que se encuentran en ella.

Cabe mencionar que cada uno de los conductos tiene distintas funciones que realizan en conjunto. Sus funciones en el organismo es de utilidad por así podemos comprender las distintas patologías que llegan a tener.

También en bueno conocer su irrigación y su inervación para poder entender completamente su estructura y así poder localizarla sin ningún problema y con mayor facilidad.

Artículo escrito por el Dr.  Alexis Pérez Alvarez

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Llamar ahora