Hemangioma Hepático. Anomalía venosa simple

El Hemangioma hepático es una lesión vascular en el hígado, que presenta características bien definidas en la ultrasonografía, y que muchas veces puede  enmascarar otras lesiones más complicadas como es el caso del hepatocarcinoma, de ahí la relevancia de apoyarse en otras técnicas y medios de confirmación del diagnóstico, y no solo considerar la ultrasonografía como el medio único de diagnóstico.

El Hemangioma hepático anteriormente era considerado la tumoración benigna más común del hígado, hoy en día se le considera como una malformación o anomalía venosa simple, la cual puede ser única o múltiple, generalmente asintomática y que en algunos casos no requiere tratamiento o estudio; esta anomalía aunque se considera una alteración congénita, regularmente es hallada en pacientes de entre 30 y 50 años, con un predominio superior en las mujeres que en los hombres, generalmente no presenta sintomatología, raramente puede llegar a romperse, generalmente el único signo que se observa es la hepatomegalia.

Es una anomalía de características ultrasonografícas que responden a dos patrones, la lesión típica, y la atípica; en la primera se observa comúnmente una lesión pequeña menor a los 30mm, bien definida, hiperecogénica (67-79%), homogénea (58-73% de los hiperecogénicos), cuando se presentan lesiones grandes suelen ser heterogéneas con un centro hiperecogénico debido a cicatrices fibrosas de colágena, no habitual ni especifico la presencia de reforzamiento sónico; en la atípica se observa área central hipoecogénica, no homogénea de apariencia granular uniforme; borde hiperecogénico; borde delgado o grueso el cual puede parecer hipoecoico en hígado graso.

En el Doopler no se logra observar con claridad dado que se caracteriza por ser una lesión vascular de bajo flujo y lento, por lo cual esta tecnología no nos brinda demasiada información. Se debe hacer diagnóstico diferencial con adenoma hepático y carcinoma hepático.

El autor menciona que el diagnóstico de Hemangioma Hepático no puede ser concluyente con la simple ultrasonografía y que aunque es una lesión vascular el doppler no nos brinda demasiada información; recomienda el uso de otras técnicas de imagenologia para confirmación del diagnóstico como la Tomografía, la Resonancia Magnética o la gammagrafía con eritrocitos marcados; también señala que según estudios realizados por Canturelli donde de 50 y hasta 100% de imágenes con apariencia de hemangioma en pacientes con cirrosis, resultaron carcinoma hepatocelular, por lo que recomienda que se utilicen a la par otras técnicas sobre todo en las presentaciones atípicas para el adecuado diagnóstico y no dejar ir el posible diagnóstico de un hepatocarcinoma.

Comentario:

Me pareció importante este artículo, no solo porque describe una de las patologías del hígado más comúnmente encontradas en un estudio de ultrasonografía, sino porque además advierte del riesgo de pensar que la ultrasonografía es enteramente confiable para el diagnóstico de esta patología, y con esto no recomendar sobre todo en las presentaciones atípicas, otro tipo de estudios que complementen a la ultrasonografía.

En el primer texto que se nos dio del libro de Ultrasonografía del curso, se advierte lo mismo, como las características de algunas patologías no pueden ser observadas en un tipo de estudio de imagen, y la complementariedad con otro tipo de técnicas, pueden brindar certeza y la oportunidad de un diagnóstico adecuado, en tiempo y forma para su adecuado tratamiento, es por eso que me pareció relevante este artículo.

Artículo escrito por el Dr. Dávila Gutiérrez Adán Adonay

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Llamar ahora