La ecografía carotidea en el diagnóstico precoz de enfermedad arterial ateromatosa

El artículo nos informa que para el diagnóstico y prevención de enfermedad cardiovascular   se han empleado varios métodos. La calcificación de las arterias coronarias estudiadas mediante tomografía          axial   computarizada tiene gran especificidad para diagnosticar aterosclerosis coronaria, y según algunos estudios se relaciona directamente con la mortalidad a lo largo del tiempo, pero es una técnica cara, que requiere tecnología avanzada y por tanto no es aplicable para el diagnóstico precoz en la población general.

Con la coronariografía se ha complementado recientemente con la aplicación de los ultrasonidos que permiten un diagnóstico más preciso de la arteriosclerosis coronaria; sin embargo, éste es un método cruento, caro y, por tanto, tampoco aplicable para detectar precozmente este padecimiento a nivel poblacional.

La ecografía carotídea aporta múltiples ventajas sobre los métodos anteriores, aunque su uso para el diagnóstico precoz de enfermedad ateromatosa no está generalizado.  Al tratarse de pacientes que han sufrido un evento derivado de la patología arterial, poco podemos hablar de ventajas preventivas; únicamente de diagnóstico o de confirmación de sospecha diagnóstica y para establecer la indicación quirúrgica. La aplicación de esta técnica en el diagnóstico precoz de esta enfermedad requiere una formación cuidadosa del técnico explorador y del especialista que interpreta las imágenes, para que los parámetros derivados sean útiles en el diagnóstico precoz de esta patología. El poder medir el grosor íntima-media con ecografía carotidea se reconoce como una técnica con potenciales aplicaciones en el campo de la arteriosclerosis. Los ensayos clínicos han proporcionado resultados que refuerzan el papel de la medida del GIM para la prevención de eventos cardiovasculares (cuanto mayor es el grosor del GIM, mayor es el riesgo de infarto de miocardio e infarto cerebral).

La ecografía carotidea permite  la detección de la calcificación vascular. La calcificación vascular es un potente marcador pronóstico de mor- bimortalidad, tanto en la población general como en la población con insuficiencia renal crónica.

La ecografía carotídea es la única técnica que permite localizar el lugar que ocupa el calcio en la pared arterial. En los estudios realizados se Observò que la calcificación se encontraba principalmente en la capa íntima, siguiendo dos patrones: 1) calcificación de la placa ateromatosa   y 2) calcificación lineal de la ín- tima no relacionada anatómicamente con la placa ateromatosa. Esta localización, no descrita anteriormente, se asoció en el análisis multivariante con: edad, fósforo plasmático, proteína C reactiva y presencia de ateromatosis.

Comentario

La ecografía carotidea se considera un avance para el diagnóstico de enfermedad ateromatosa ya que  aporta numerosas ventajas respecto a otros métodos: a) es fácil de manejar y no requiere instalaciones complejas; puede realizarse en la consulta o junto a la cama del paciente; es barata y no invasiva; b) la información que proporciona tiene dos as-pectos valiosos para el clínico: la carga ateromatosa y la severidad de la calcificación, identificando su localización en el interior de la pared vascular, y c) detecta enfermedad ateromatosa desde estadios precoces, antes de que sea evidente la placa ateromatosa y por ello es un método idóneo para establecer medidas de prevención.

Artículo escrito por el Dr. Sergio Pech Estrella

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com