Manejo Prenatal de la Anencefalia

18

Alrededor de un tercio de los fetos anencefálicos nacen vivos, pero no son conscientes o viables y fallecen rápidamente. Este defecto del tubo neural  puede reducirse a través de la ingesta alimenticia de folatos, y detectarse prenatalmente por medio de una ecografía.

Muchas legislaciones permiten el aborto bajo esta indicación o en virtud de los efectos que el embarazo, o la posibilidad de parto, puedan producir sobre la salud física o mental de una mujer.

1.INTRODUCCIÓN

La Anencefalia es el más grave de los defectos del tubo neural fetal, resultando en la incapacidad del tubo neural  de cerrarse en la base del cráneo durante la 3ª o 4ª semana.

Impidiendo la formación de ciertos huesos craneales que rodean la cabeza.

Los recién nacidos anencefálicos no son viables ni tratables y su sobrevivencia se mide usualmente en horas más que en días.

En términos mundiales, la incidencia pareciera ser mayor en aquellos lugares en que el aborto está legamente restringido. En años recientes, la opción por el aborto ante la detección prenatal de la anencefalia ha sido objeto de impugnación jurídica, particularmente en Sudamérica y especialmente en Argentina,  Brasil y más recientemente en Irlanda.

  1. PREVENCIÓN Y DESCUBRIMIENTO

La Anencefalia parece ser multifactorial en su origen, incluyendo, entre los factores contribuyentes, causas genéticas y particularmente alimenticias. Los estudios demuestran que una mujer que ya ha tenido un hijo con un defecto en el tubo neural  (DTN) corre un riesgo del 3% de que un embarazo posterior también se vea afectado.

se considera relevante una dieta alimenticia inadecuada o pobre de folatos, como cereales fortificados, espinaca, lentejas, garbanzos, espárragos, brócoli, arvejas, maíz, coles de Bruselas, plátanos y naranjas.

Desde que se diagnóstica un embarazo, las mujeres pueden someterse a diversos exámenes para determinar la presencia de DTN. Más común es la utilización de una ecografía o sonograma.

Éstos pueden detectar la ausencia de la porción superior de una cabeza fetal desde aproximadamente la doceava semana de gestación. Aproximadamente al mes siguiente, la amniocentesis puede mostrar rastros de médula espinal del feto en el líquido amniótico, y un análisis del suero maternal.

La ecografía es el método preferido para el examen del tubo neuronal prenatal o el estado de la columna vertebral, ya que permite interrumpir el embarazo en forma más temprana si se llega a detectar una anomalía severa.

3.LEYES SOBRE ABORTO

Muchas de las leyes históricamente restrictivas del aborto han sido enmendadas con el fin de permitir al aborto de un feto inviable o que al nacer se verá afectado por una anomalía severa, incompatible con un periodo significativo de sobrevivencia.
Muchas legislaciones que no contemplan una indicación de discapacidad fetal para el aborto permiten el procedimiento para proteger la vida de la mujer y su salud física y mental.
4.ASPECTOS ETICOS

Una etapa común en la que los intereses del feto pueden prevalecer es la viabilidad, que a menudo se considera ocurre a las 24 semanas de gestación. No obstante, este enfoque se torna confuso cuando un feto es inviable.
La detección tardía de la anencefalia es una preocupación médica de larga data en aquellos casos en que las mujeres carecen de acceso a los servicios prenatales, como sucede en los países y comunidades de escasos recursos y, por ejemplo, entre los habitantes de zonas remotas. Aunque su incidencia sea baja, el aborto tardío también constituye una preocupación ética profesional en aquellos países económicamente desarrollados, quizás con consecuencias jurídicas.

COMENTARIO

Me pareció un artículo importante ya que resalta la importancia de detectar a tiempo dicha malformación para valorar la posibilidad de un aborto en el momento del diagnóstico confirmado así como revisar las leyes que amparan a la paciente para poder realizar dicho procedimiento, ya que en estos casos la más perjudicada es la madre.