Métodos de detección de la enfermedad de hígado graso en niños

17

La prevalencia de la obesidad y co morbilidades relacionadas con la obesidad como la diabetes y la enfermedad de hígado graso no alcohólico (NAFLD) ha ido en aumento a nivel mundial. Enfermedad de hígado graso no alcohólico se está convirtiendo en una enfermedad hepática común entre los adultos que pueden conducir al eventual desarrollo de complicaciones como la cirrosis y carcinoma hepatocelular.
Enfermedad de hígado graso no alcohólico (NAFLD) se ha convertido en la causa más común de enfermedad hepática en los niños, en paralelo con el aumento de la obesidad en las últimas décadas. Enfermedad del hígado graso tiene un espectro de manifestaciones clínicas, que van desde la esteatosis simple esteatosis con inflamación y fibrosis esteatohepatitis no alcohólica
Factores tales como la obesidad, el sexo y el origen étnico puede influir en el desarrollo de hígado graso no alcohólico.
Aunque el estándar de oro para la detección de hígado graso es la biopsia hepática, pero por la agresividad y los gastos limita su uso en los niños, se han desarrollado métodos para el diagnostico de NAFDL como los son las aminotransferasas y la ultrasonografia. NAFLD es la etiología más frecuente de elevación de las transaminasas en los adultos.
La elevación de la Alanina aminotransferasa (ALT) sin explicación, es indicador de de hígado graso no alcohólico en niños y adultos, pero no es universalmente encontrado en los pacientes con hígado graso no alcohólico, concluyendo que el uso de ALT en suero como una herramienta de detección puede no ser eficaz.
Próximos métodos como FibroScan ® que mide la rigidez hepática mediante elastografía transitoria, puede mejorar las capacidades de detección no invasiva y la estatificación de NAFLD y NASH en los niños.
Varios estudios han indicado una posible relación entre el género y la presencia de hígado graso no alcohólico aunque no ha sido corroborada.
Con relación a la raza se ha encontrado en particular, los afroamericanos se ha observado que tienen el porcentaje más bajo de los niveles elevados de ALT, mientras que los de origen hispano se ha observado que tienen el más alto. La prevalencia de la elevación de la ALT (ALT> 30) fue del 7,4% en adolescentes de raza blanca, el 11,5% en los mexicano-americanos y el 6,0% en adolescentes afroamericanos en un estudio llevado a cabo utilizando la encuesta NHANES (1999-2004)
CONCLUSIÓN Paralelamente al aumento de la obesidad en niños y adolescentes ha habido un aumento en la incidencia de hígado graso no alcohólico en poblaciones pediátricas. Métodos óptimos de cribado poblacional para la pediatría NAFLD permanecer indefinido hasta la fecha. Como factores demográficos como el sexo y el origen étnico puede jugar un papel importante en la prevalencia de NAFLD / NASH, el uso de métodos de detección específicos puede ser factible, pero la consideración de las normas etnicidad en los marcadores, incluyendo ALT, puede ser necesario aumentar la sensibilidad. Los datos sobre la influencia del género en NAFLD / NASH prevalencia / detección en niños no ha sido constante hasta la fecha, lo que justifica una investigación adicional. Utilizando ALT como un determinante de la NAFLD puede no ser eficaz. Los estudios que utilizan la ecografía indica patrones fibróticos, sin embargo, los sujetos tenían niveles normales de ALT. Además, la esteatosis hepática se observó en los sujetos con niveles normales de ALT en el Estudio Cardíaco de Dallas. Por lo tanto, se necesitan más estudios para determinar marcadores de hígado graso no alcohólico en distintas poblaciones pediátricas.