Pancreatitis aguda

El dolor abdominal es el síntoma más común, se llega a presentar hasta en el 87% de los casos, irradiado a la espalda y que aumenta con los alimentos, seguido de vómito distención e hipersensibilidad abdominal, además puede encontrarse ictericia , taquicardia e hipotensión, a la palpación del abdomen puede presentar rebote y la peristalsis se ausculta disminuida, sobretodo  en personas que padecen enfermedades crónicas, que cursan con infecciones agregadas, que consumen múltiples medicamentos  o traumatismo abdominal nos hace pensar en una Pancreatitis aguda,

Esta enfermedad es más frecuente en la mujer 2:1, en cuanto a su etología las dos primeras causas de pancreatitis en una revisión de 589 pacientes fueron la idiopática y la traumática, le siguen las alteraciones  estructurales que producen obstrucción, como el quiste de colédoco, la duplicación duodenal, el páncreas divisum o el páncreas anular. La pancreatitis secundaria a litiasis vesicular es rara, pero se llega a presentar en la obstrucción del colédoco generando la pancreatitis biliar.

El diagnóstico debe confirmarse con estudios de laboratorio, determinación de enzimas pancreáticas e inicialmente con un estudio de imagen, el ultrasonido que generalmente se realiza en estos pacientes ya que es de fácil accesibilidad, no invasivo, sin radiación al paciente Tradicionalmente, se consideraban como hallazgos sugestivos de pancreatitis el incremento del tamaño de la glándula pancreática y la disminución de su ecogenicidad; sin embargo, a través de los años se ha observado que estos cambios tienen una baja sensibilidad, pues hasta en 50% de los casos de pancreatitis aguda se ha reportado una glándula de tamaño normal y solo 10% presenta hipoecogenicidad. En la actualidad se utilizan transductores de alta resolución que permiten evaluar el tamaño del conducto pancreático. El incremento del diámetro de este se ha asociado con pancreatitis aguda.

La tomografía computarizada con medio de contraste se utiliza como complemento del ultrasonido, cuando este no muestra información suficiente para confirmar la pancreatitis. es el estudio de elección para el diagnóstico de la pancreatitis traumática y de las pancreatitis de otra etiología.

El tratamiento  es a base de mantener el equilibrio hidroelectrolítico, ayuno, descompresión gástrica y en ocasiones alimentación parenteral. Finalmente es indispensable detectar y tratar oportunamente las complicaciones como son la necrosis pancreática, infecciones y falla orgánica múltiple. La formación de un pseudoquiste pancreático es una de las complicaciones más comunes de la pancreatitis aguda, sobretodo en la de origen traumático.

Artículo escrito por el  Dr. Alejo Chávez Sánchez

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Llamar ahora