Repercusión fetal en embarazos a término con oligohidramnios severo

La disminución del líquido amniótico se asocia con un incremento de la morbimortalidad del recién nacido. La principal consecuencia es una mayor compresión sobre el abdomen fetal, lo que conlleva a una disminución en el movimiento del diafragma fetal, que puede desencadenar una  limitación en el desarrollo del tejido funcional pulmonar conllevando problemas en la transición respiratoria en la vida extrauterina del infante.

El volumen de líquido amniótico es un indicador importante utilizado frecuentemente en el control prenatal debido a que ciertas alteraciones de líquido amniótico se asocian con un pobre pronóstico del embarazo, ya que pueden mostrarnos defectos anatómicos en el riñón fetal que pueden conllevar múltiples malformaciones.

Phelan en 1987 utilizó un índice de líquido amniótico de 5 cm como el límite inferior de lo normal y 20 cm como límite superior, límites que no han sido valorados rigurosamente. Se ha recomendado que estándares diferentes del índice de líquido amniótico son necesarios para poblaciones diferentes, recomendándose la medición del índice de líquido amniótico en embarazos con edad gestacional mayor de 26 semanas, mientras la medición del bolsillo más profundo se utiliza en embarazos menores de 26 semanas o en embarazos gemelares.

En la actualidad, en la mayoría de centros perinatales de América se utiliza el índice de líquido amniótico que consiste  en dividir el útero en cuatro cuadrantes teniendo como centro  la cicatriz umbilical y se busca en cada uno de los cuatro cuadrantes donde hay más líquido y es lo que se mide en forma vertical haciendo la suma de los cuatro cuadrantes, mientras en otros centros, principalmente europeos (como España e Inglaterra) se realiza la medición del bolsillo más profundo que consiste en buscar con el ultrasonido el lugar donde se visualiza la mayor cantidad de líquido amniótico y ahí se hace la medición del líquido en forma vertical, sin embargo, existen datos concluyentes con la interrogante de cuál medición es la mejor en la selección de embarazos de alto riesgo, ya que cuando se mide indirectamente el líquido amniótico ya sea con el índice de líquido amniótico (índice de Phelan) o con la técnica del bolsillo más profundo, en realidad no se está midiendo exactamente la cantidad de líquido amniótico por lo que dichas mediciones pudieran tener fallas, ya que el útero no es una esfera por lo que la cantidad de

El oligohidramnios severo se ha asociado a un incremento en el riesgo de morbimortalidad del recién  nacido, los resultados adversos más frecuentemente observados y reportados en la literatura son la presencia de puntuación Apgar bajo, presencia de líquido meconial, alteraciones de la frecuencia cardiaca fetal y el ingreso a las unidades de cuidados intensivos neonatales.

En este estudio las pacientes con oligohidramnios severo idiopático no presentaron resultados perinatales más desfavorables en comparación que lo reportado en población con líquido amniótico normal y el pronóstico del embarazo va a depender directamente de la causa del oligohidramnios, esto sustentado en que no se reportaron complicaciones perinatales ante la presencia de oligohidramnios severo en las pacientes estudiadas.

Artículo escrito por el Dr. Rodríguez Cruz Iván Uriel

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com