Ultrasonido en el trasplante hepático

17

La finalidad del artículo es proveer al médico radiólogo de información sobre qué se debe de
esperar después de un trasplante hepático en un ultrasonido.
El ultrasonido es un método de diagnostico que permite observar si hay alteraciones vasculares o
en el aspecto estructural del tejido, es por eso que se escogió este método para poder revisar a los
pacientes trasplantados. Una de las ventajas es que no hay necesidad de movilizar el paciente, el
costo y que no es invasivo.
Se realizo una revisión de todos los casos trasplantados durante 10 años (1998-2008) del Hospital
Nacional de Ciencias Medicas y Nutrición Salvador Zubiron. Dando un total de 51 casos. En el 80%
se realizaron en las primeras 24 horas y el resto entre las 72 horas postquirúrgicas. Las principales
causas de falla hepática fueron virales, hepatitis C, y cirrosis biliar primaria, hepatitis autoinmune.
Los hallazgos normales fueron presencia de ascitis, hematoma o linfedema periportal. La
ecotextura debe tener un patrón homogéneo o discretamente heterogéneo.
Los hallazgos anormales pueden ser focales o difusos. Los difusos mostraran ecogenicidad y
ecotextura marcadamente heterogénea, datos indirectos de rechazo, isquemia y hepatitis. Los
focales son hematomas, abscesos, infartos (que se observan como lesiones solidas, redondeadas
con áreas centrales necróticas) y de manera tardía neoplasias. Los hematomas pueden ser
intraparenquimatoso, subcapsular, extracapsular o periportal. En 10 casos (19%) se detectaron
este tipo de anormalidades.
Con el Us Doppler se pueden evaluar los sitios de anastomosis de la arteria hepática y la vena
porta. La trombosis de la arteria hepática puede ser una complicación común que se asocia a
mortalidad y rechazo. Es importante evaluar el flujo de la vena porta desde la anastomosis. Entre
las complicaciones se encuentran trombosis portal (4%) y estenosis. Mostrando así que el us
Doppler tiene un 66% de sensibilidad y 95% de especificidad.
Dando como resultado que el ultrasonido es un método de diagnostico confiable y que además
cuenta con ventajas sobre los otros estudios diagnósticos. Aquí lo más importante es que el
operador esté capacitado para poder evaluar los hallazgos normales y anormales.
Comentario
El trasplante hepático supone el riesgo de muchas complicaciones médicas. El aumento de la
supervivencia del paciente ha puesto de manifiesto una serie de complicaciones, ya sea por la
enfermedad de base o por el tratamiento inmunosupresor. Es por esto que se debe de dar un
seguimiento exhaustivo al paciente trasplantado.
En México las enfermedades crónicas del hígado se encuentran entre las primeras diez causas de
muerte.
El ultrasonido es la herramienta más accesible para la evaluación del trasplante, desde el
momento más temprano como lo es el transoperatorio, así como las primeras horas, semanas,
hasta el seguimiento tardío de meses o años. Por lo anterior se deben tener presentes los datos de
alarma que requerirán atención en forma oportuna.
Si bien la ecografía normal es útil al momento de la evaluación se ha visto que la ecografía Doppler
permite un diagnostico más preciso para las complicaciones vasculares, los motivos son que es un
examen que no requiere de contraste, a este tipo de pacientes no se le puede aplicar contraste
por qué se puede dañar el riñón y tomando en cuenta en la situación en la que se encuentran no
es recomendable, hay una gran disponibilidad, y además no se necesita movilizar al paciente.
Como bien se ha mencionado anteriormente la desventaja en estos casos puede ser la experiencia
del operador.