Esplenomegalia

Se considera esplenomegalia cuando el peso es igual ó mayor a 500 g y/o la longitud es igual ó mayor a 15 cm.

La esplenomegalia masiva se define como un bazo mayor de 1 kg ó de 22 cm.

Cuando se logra palpar el bazo por debajo del borde costal izquierdo se calcula que su tamaño es mínimo el doble de lo normal con un peso estimado en 750 g ó más.

Aunque la esplenomegalia por lo regular sugiere hiperesplenismo que es el incremento en la función del bazo que se manifiesta como una o más citopenias en  presencia de una función medular normal, el tamaño de dicho órgano no es un índice confiable para valorar la función esplénica y ambos términos no son sinónimos.

Así el hiperesplenismo puede deberse a un incremento en la destrucción de eritrocitos anormales en presencia de un bazo intrínsecamente normal, o debido a alteraciones primarias en el bazo que ocasionan un incremento en el secuestro y destrucción de eritrocitos normales.

El incremento de tamaño es mayor cuando es causado por congestión vascular que por infiltración como en las leucemias, la amilodosis o la hematopoyesis extramedular.

La esplenomegalia incrementa la cantidad de sangre canalizada a través de la pulpa roja y se manifiesta con combinaciones de anemia, neutropenia o trombocitopenia (especialmente).

Las manifestaciones clínicas de la esplenomegalis dependen en gran parte del trastorno de base o pueden ser secundarias a la depleción de los elementos formes de la sangre.

Las manifestaciones clínicas suelen presentarse de forma gradual y el diagnóstico suele realizarse después de una exploración física o de laboratorio de rutina.

Son frecuentes una sensación de pesantez u otros tipos de malestar abdominal como saciedad temprana.

También puede presentarse dificultad para dormir de lado.

Como manifestaciones de infarto esplénico puede presentarse  de manera recurrente dolor tipo pleurítico en cuadrante superior izquierdo o referido al hombro izquierdo.

Algunos pacientes pueden manifestarse con hematemésis debido a la presencia de varices esofágicas por hipertensión portal.

El bazo es un órgano linfoide secundario encapsulado que proporciona un ambiente en el cual se puede llevar a cabo la presentación de antígenos a las células del sistema inmune que a su vez interactúan entre sí desarrollando una respuesta inmune.

El bazo al ser el órgano reticuloendotelial de mayor tamaño en todo el cuerpo es uno de los sitios principales para desarrollar una respuesta inmune frente a antígenos presentes en la sangre.

Además posee la pulpa roja que actúa como un filtro, ya que contiene macrófagos responsables de eliminar eritrocitos viejos y sustancias extrañas de la sangre.

COMENTARIO: Una de las principales funciones del bazo es la filtración, el flujo de sangre total hacia el bazo es de aproximadamente 250 a 300 ml por min que corresponde a un 4-5% del gasto cardíaco, sin embargo es altamente variable. La sangre llega de arterias a arteriolas, cruza a través de la pulpa blanca, la zona marginal y llega a la pulpa roja.

La filtración se lleva a cabo al desviar parte del flujo de sangre esplénico hacia la pulpa roja cuyo flujo de sangre lento pasa a través de la malla no endotelizada cubierta de macrófagos. Además el paso del plasma no se enlentece de igual manera que el paso de los elementos formes de la sangre lo cual incrementa el tiempo de contacto y la adhesividad de las células con los componentes de los cordones esplénicos. Esto queda demostrado con un hematocrito esplénico cuyo valor es el doble del hematocrito sérico.

Diariamente se remueven alrededor de 20 ml de eritrocitos envejecidos. Se cree que esto se logra a través de la unión de antígenos presentes en la superficie de eritrocitos senescentes  (que previamente no podían detectarse) con autoanticuerpos, lo cual permite la unión de los macrófagos al complejo antígeno-anticuerpo y finalmente la fagocitosis.

El proceso mediante el cual el bazo retira inclusiones intra-eritrocitarias como los cuerpos de Heinz sin ocasionar lisis celular, no ha sido comprendido del todo.

La otra función primordial es la de defensa, ya que tiene un papel en la formación de anticuerpos y la vigilancia inmunológica por medio de linfocitos B, T y macrófagos.

Los antígenos son filtrados en la pulpa blanca y presentados en centros inmunocompetentes de los folículos linfoides. Esto conlleva a la producción de inmunoglobulinas, sobre todo del tipo IgM que opsonizan a los antígenos.

Almacenamiento, Citopoyésis ó Hematopoyésis extramedular, Regulación de la circulación son otras de sus funciones.

Artículo escrito por la Dra. Erika Valencia

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com