Abordaje diagnóstico por imagen en patología benigna de la vesícula y vías biliares

La colcesititis aguda es una inflamación aguda de la vesícula biliar, en el 90% de los casos de etiología litiásica, la coledocolitiasis es la presencia de cálculos en el árbol biliar y la colangitis es la infección bacteriana de los conductos biliares.

Los cálculos biliares afectan del 10 al 20% de la población adulta en los países desarrollados, el 80% de estos cálculos son silentes y la mayoría de las personas no tienen sintomatología asociada. La litiasis biliar se desarrolla cuando el contenido de sales biliares y lecitina en la bilis es insuficiente para mantener el colesterol en disolución. Tanto el cólico biliar como la colecistitis son indicativos de cálculos que obstruyen el conducto cístico.

El ultrasonido es el primer estudio de evaluación de patología biliar aguda, con una sensibilidad del 83% y una especificidad del 95%. Es un método no invasivo y eficaz que permite demostrar presencia de cálculos biliares, observar el árbol biliar y el parénquima hepático. El ultrasonido es el estudio de elección para en la diferenciación entra la obstrucción biliar y la enfermedad hepatocelular causantes del síndrome ictérico; la tomografía es igual de sensible, en pacientes con vía biliar dilatada debido a obstrucción, pero no es de primera elección debido al alto costo que representa y a la radiación.

El diagnóstico ecográfico de la litiasis biliar se basa en 3 criterios: 1.- imágenes ecogénicas, 2.- sombra acústica y 3.-movilidad de los cálculos. Los cálculos mas peligrosos son los muy pequeños o el lodo biliar, debido a su capacidad de provocar obstrucción en conducto cístico o colédoco.

Por medio del ultrasonido podemos valorar diversas situaciones en relación a la vía biliar cuando sospechamos de alguna colecistitis, como por ejemplo lo siguiente:

-Signo de Murphy ultrasonográfico: es el signo mas específico de colecistitis aguda, corresponde al punto máximo de dolor situado directamente sobre la vesícula, corroborado por el ultrasonido en relación a la posición anatómica de la vesícula y el punto doloroso.

-Dimensiones de la vesícula biliar:  en la literatura se muestra que el tamaño normal de la vesícula es de 7-11 cm de longitud y de 1.5 a 4 cm de diámetro, sin embargo en experiencia del autor refiere que lo normal es hasta 7 cm de longitud, un diámetro mayor nos hace pensar sobre un proceso inflamatorio u obstructivo que provoca una sobredistensión.

-Engrosamiento de la pared vesicular: un espesor de <3mm es anormal y debe buscarse una causa. Un engrosamiento de la pared, aunado a signo de Murpgy ecográfico y presencia de cálculos tiene un valor predictivo de <90% para colecistitis aguda.

-Signo de WES (Wall Echo Shadow): sombra acústica que generan los cálculos vesiculares.

-Signo de engrosamiento de la pared con imagen de doble contorno: presencia de áreas anecogénicas irregulares en la pared vesicular es indicativo de colecistitis.

-Lodo biliar: Suspensión de cristales de colesterol, gránulos de bilirrubinato de calcio u otras sales y material proteico, cuya presencia representa un paso intermedio en el proceso de formación de cálculos. Se observan ecos de baja longitud, depositados en la parte más declive de la vesícula biliar y no producen sombra acústica.

-Dilatación de la vía biliar: Los conductos intrahepáticos normales tienen un diámetro de 1-2 mm y no suelen verse. El tamaño del conducto hepático común es indicador sensible de obstrucción biliar. El colédoco normal tiene un diámetro de 4-5mm. En la dilatación de los conductos intrahepáticos se observan estructuras tubulares de baja ecogenicidad paralelas a las ramificaciones de la vena porta, lo que produce el signo de demasiados tubos. La CPRE permite una valoración mas detallada que el ultrasonido o la TC, sin embargo es un estudio invasivo.

En el abordaje del síndrome doloroso abdominal el ultrasonido sigue siendo un método eficaz y no invasivo, sin embargo el cirujano y el radiólogo deben de estar en comunicación y conocer las ventajas y desventajas de los estudios para saber que esperar de cada uno y poder llegar a un diagnóstico correcto.

COMENTARIO

Este es un artículo de revisión sobre la patología benigna de vesícula biliar, en específico sobre la colecistitis. Actualmente el ultrasonido sigue siendo el estudio de inicio de elección cuando se trata de un síndrome doloroso abdominal y más aún cuando se sospecha de patología vesicular benigna. Esto debido a que es un método de bajo costo, no representa riesgos y es no invasivo, permite una visualización de vía biliar y permite valorar parámetros para orientarnos hacia el diagnostico de colecistitis aguda o algún tipo de obstrucción en el árbol biliar. Como desventaja tenemos que es operador dependiente, sin embargo si se usa de manera correcta es una herramienta de gran utilidad para estas patologías.

Artículo escrito por la Dra. Patricia Cristina Cancela Sánchez.

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com