Skip links

Actualización en el cáncer de vesícula biliar

18

RESUMEN
El cáncer de vesícula biliar (CVB) es una enfermedad poco frecuente en el mundo y altamente letal, En la mayoría de los casos se presenta como una entidad asintomática y sólo presenta síntomas cuando existe enfermedad avanzada. El pronóstico de vida en todas las etapas del CVB es cercano al 5%. La vida media en los pacientes diagnosticados incidentalmente es de 26,4 meses. El CVB puede llegar a ser 6 veces más común en mujeres que en hombres. La incidencia aumenta con la edad y se diagnostica más frecuentemente entre la sexta y séptima década de la vida. Todos los estudios han demostrado una fuerte asociación entre CVB y la colelitiasis. Es excepcional la presencia de este cáncer en ausencia de litiasis. Se ha reportado que en pacientes con cálculos en la vesícula biliar de más de 3cm de diámetro, el riesgo de desarrollar CVB es diez veces mayor que en pacientes con cálculos menores a 1cm de diámetro, La vesícula biliar en porcelana y los pólipos son otros factores predisponentes. La vesícula biliar calcificada o “en porcelana“ se ha asociado, en algunas series, con CVB en 12,5% al 62% de los pacientes. Sin embargo el riesgo real aumenta cuando este compromiso corresponde a calcificaciones de la mucosa. En cuanto a los pólipos de la VB, está claro que los pólipos mayores a 10 mm deben ser removidos, aún en pacientes asintomáticos En la etiología destaca, la adenomiomatosis segmentaria de la vesícula biliar, la enfermedad intestinal crónica inflamatoria, la poliposis y el Síndrome De Mirizzi puede llevar a infección crónica e inflamación, que pueden jugar un rol importante en los cambios carcinomatosos, la Obesidad: el IMC elevado, particularmente el sobrepeso y la obesidad aumentan el riesgo de desarrollar cálculos de la vía biliar, la Edad, el género, factores Reproductivos: Se encontró que una edad temprana de menarquía aumenta el riesgo de desarrollar CVB casi tres, así como el número de
Partos, número de embarazos y estatus postmenopausico, Infecciones bacterianas, Factores genéticos

Diagnóstico:
En la mayoría de los casos el CVB se presenta como una entidad asintomática
y sólo presenta síntomas cuando existe enfermedad avanzada. Los únicos síntomas son los producidos generalmente por una colelitiasis existente. El CVB debe sospecharse en pacientes portadores de colelitiasis en quienes, en el estudio preoperatorio aparece una vesícula de paredes engrosadas en la ecografía: Es la técnica más utilizada en el estudio preoperatorio por el rol diagnóstico en pacientes con dolor en hipocondrio derecho. Los signos primarios de CVB son una masa que ocupe la vesícula o su lecho, una lesión hipo o isoecogénica con respecto al hígado o irregularidad en el contorno principalmente secundario a la infiltración del tumor en el parénquima. Presenta una baja sensibilidad y especificidad en el diagnóstico del CVB incluso avanzado al no poder diferenciarla
de una colecistitis crónica y presentar limitaciones en la identificación de linfonodos patológicos o de diseminación peritoneal . En estos casos se debe solicitar una tomografía computada de abdomen, para completar estudio y planificar la cirugía. La Resonancia nuclear magnética (RNM) en CVB: colangiopancreatografía por RNM (CRNM). El CVB aparece como una masa hipo o isointensa o como un engrosamiento en T1 en relación con el hígado y usualmente hipertensa y pobremente definida en secuencias. Los Marcadores Tumorales recientemente, estudios muestran que la expresión de CD34, CA15-3
y MIB-1 podrían ayudar a determinar factores pronósticos de la enfermedad
Tratamiento
Para planificar el tratamiento, se debe considerar, antes de la etapificación que, desde el punto de vista clínico existen pacientes con cáncer inaparente, es decir aquellos que se presentan como colelitiasis, sin sospecha de enfermedad tumoral maligna, en quienes la biopsia postoperatoria revela la presencia del tumor. La terapia neoadyuvante en CVB se encuentra aún en discusión. La radioterapia
(RT) muestra sólo un beneficio en la sobrevida en casos de márgenes positivos microscópicos o en enfermedad residual después de la resección. La quimioterapia (QT) muestra escaso impacto en la sobrevida al combinar 5-Fluorouracilo (5-FU) con RT en comparación con pacientes que sólo recibieron cirugía.

CONCLUCIONES:
El cáncer de vesícula biliar en una patología frecuente pero altamente letal. Lamentablemente es una enfermedad que sólo presenta síntomas cuando ya se
encuentra en estados avanzados. Dentro de los factores de riesgo, la colelitiasis, la obesidad, la edad, el género, infecciones bacterianas y algunos factores genéticos. El diagnóstico se realiza principalmente por imágenes la Ultrasonografía (US) Es la técnica más utilizada en el estudio preoperatorio por el rol diagnóstico en pacientes con dolor en hipocondrio derecho. La Tomografía Computada (TC), sin embargo el uso de otros métodos como la Resonancia Nuclear Magnética (RNM) son de gran utilidad. Dentro del diagnóstico se utilizan también algunos marcadores tumorales que pueden servir de ayuda en el seguimiento y el pronóstico en algunos casos. La cirugía es el tratamiento de elección sobre todo en etapas iníciales, ya que muchas veces esta enfermedad se pesquisa como hallazgo de colecistectomías de rutina por colelitiasis.

Leave a comment

× ¿Cómo puedo ayudarte?