Skip links

Cáncer de próstata

La próstata es glándula de secreción exocrina que se sitúa debajo de la vejiga, rodeando la uretra y los conductos eyaculadores que desembocan en la uretra.

Dimensiones. A partir de la pubertad crece hasta el tamaño del adulto 3 cm de altura, 4 cm de anchura y 2 cm de grosor.

Por su forma, tamaño, color y consistencia, es semejante a una castaña. La base se orienta hacia arriba, bajo la vejiga; el vértice hacia abajo, apoyado en el diafragma urogenital (músculo transverso del perineo). Por detrás, está en relación con el recto, lo cual permite su exploración mediante el tacto rectal. Por delante está la sínfisis del pubis, de la que la separa la grasa y las venas prostáticas. La uretra sale de la próstata por su vértice, después de atravesar la glándula en sentido vertical. La próstata está envuelta en una aponeurosis que engloba también el plexo venoso prostático. Los engrosamientos de esta aponeurosis constituyen los ligamentos de fijan la glándula a las paredes pelvianas.

 Estructura interna.  Las estructuras que atraviesan la próstata, la uretra y los conductos eyaculadores dividen la próstata en cuatro lóbulos: uno medio, otro anterior y dos laterales. El espacio triangular formado por ambos conductos eyaculadores y la uretra es el lóbulo medio; a ambos lados de los conductos, los lóbulos laterales, unidos por una zona central por delante de la uretra, que es el lóbulo anterior. También puede distinguirse una región craneal, donde asienta el adenoma prostático, y una región caudal, donde se desarrolla el carcinoma.

Se describe una anatomía zonal. Las zonas periuretral, de transición y fibromuscular  se le conoce también como glándula interior y a las zonas central y periférica como glándula exterior.

El cáncer de próstata es la enfermedad maligna más común en hombres en EUA, la ultrasonografía transrectal es la técnica de imagen más ampliamente usada para su diagnóstico, son  capaz de determinar con certeza el tamaño de la próstata y diferenciar la anatomía zonal, pero su capacidad para delinear cáncer focal es limitada, con sensibilidad y especifidad del 40 al 50% respectivamente. El cáncer focal generalmente es hipoecoico, pero muchos tumores, particularmente pequeños son isoecoicos, por otro lado pequeños focos hipoecoicos no son exclusivos de cáncer renal, pueden ser vistos en casos de prostatitis, atrofia e hipertrofia prostática benigna. El ultrasonido transrectal es el método más usado para realizar biopsias de próstata. Su utilidad para estadificación es limitada debido a la extensión extracapsular e invasión de la vesícula seminal. Incorporación del doppler color incrementa la tasa de detección, pero muchos tumores pequeños no tienen suficiente angiogénesis para identificar estos tumores.  Recientemente el ultrasonido con refuerzo de contraste con micro burbujas ha reportado una elevada sensibilidad, aunque también el reforzamiento puede ser observado en las prostatitis. La sensibilidad de esta técnica se ha reportado hasta en 100%, pero con pobre espeficidad del 48%, incluso las biopsias guiadas por ultrasonido transrectal tiene tasas de falsos negativos de hasta el 40%, pacientes de alto riesgo como hombres mayores o valores elevados de antígeno prostático específico, son más ligados a tener resultados positivos. Asimismo la detección por tomografía también es limitada, para diferenciar la resolución de los tejidos blandos y estadificar el cáncer. Las técnicas de resonancias morfológicas y funcionales alcanzan sensibilidades hasta el 93% y especificidad del 100%. Nuevas técnicas de imagen como la PET-CT emergen con alternativas para diagnóstico  de cáncer localizado.

Artículo escrito por el Dr Ernesto Román López

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomadodiplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?