Skip links

Cáncer de mama y embarazo

El cáncer de mama es el tipo de cáncer más común en todo el mundo. Cáncer de mama asociado a embarazo se define como todo cáncer de mama diagnosticado durante el periodo del embarazo y hasta 1 año tras el alumbramiento. Durante la edad reproductiva la mujer puede padecer diversos tipos de cáncer, y el de mama es el más comúnmente diagnosticado durante el embarazo. A pesar de que cada vez tenemos más información en este tema, los datos disponibles siguen siendo débiles.

No se conocen factores de riesgo específicos de cáncer de mama en el embarazo. Se conocen en general los factores de riesgo de cáncer de mama no asociado a embarazo. Las portadoras de mutaciones de BRCA1 y BRCA2 no tienen especial riesgo de cáncer de mama en el embarazo, solo el riesgo intrínseco de cáncer de mama en general. El cuadro clínico más común está dado por un nódulo o tumor en la mama, muchas veces confundido y subestimado por los cambios propios del embarazo, como hipertrofia, mamas congestivas y con mayor volumen, causa frecuente del retardo en el diagnóstico. Por eso durante el embarazo el cáncer de mama es diagnosticado en etapas localmente avanzadas y con pronóstico menos favorable. En los casos de cáncer metastásico, el cuadro clínico depende del sitio de daño específico, similar al cáncer de mama no asociado a embarazo.

La ultrasonografía es el método de elección para el estudio inicial tanto de la mama como para evaluación de metástasis axilares, en cuello o en hígado. La ultrasonografía noemite radiación y ayuda a distinguir si el nódulo es de naturaleza sólida o quística, así como las características de bordes, etc. Es un método de gran utilidad para la detección de ganglios axilares en un 90% de los casos.

Tanto la mastectomía como la cirugía conservadora de mama son factibles con mínimo riesgo postoperatorio. La cirugía conservadora de mama ya no es una contraindicación durante el embarazo, siempre y cuando se elija apropiadamente a las pacientes para este tipo de procedimiento.

Tras el alumbramiento, procede el uso de radioterapia si hay la indicación clínica; es posible el uso de terapia biológica con anticuerpos monoclonales y terapia hormonal. No se debe dar lactancia a los recién nacidos de madres que recibieron quimioterapia durante el embarazo o que la reciben tras el alumbramiento

 

CONCLUSIÓN

El tratamiento del cáncer de mama en el embarazo es posible. Es necesario que preste la atención un equipo multidisciplinario que incluya las especialidades de oncología más un médico especialista en obstetricia y un pediatra neonatólogo. Se debe informar siempre detalladamente a la paciente y su esposo el diagnóstico, el pronóstico y los objetivos del tratamiento a seguir con la intención de preservar lo máximo posible la salud del binomio madre-hijo.

RESUMEN

El cáncer de mama continúa siendo la primera neoplasia maligna de las mujeres en el mundo y es un problema de salud pública, tanto en países desarrollados como en emergentes. En estos últimos se ha documentado un incremento en la frecuencia y mortalidad en años recientes, y desgraciadamente la mayoría se diagnostican en etapas localmente avanzadas con probabilidades de curación del orden de 30 a 50% con predominio en mujeres jóvenes. Debido al éxito de los programas de pesquisa con mastografía iniciados en las décadas de 1970 y 1980 tanto en Europa occidental como en Estados Unidos, se ha logrado reducir la mortalidad por cáncer de mama hasta en 40%, por tal motivo la American Cancer Society y la US Preventive Service Task Force en Estados Unidos, así como la Norma Oficial Mexicana para Cáncer de Mama y el Consenso Nacional sobre Diagnóstico y Tratamiento del Cáncer de Mama, han recomendado efectuar este estudio a todas las mujeres mayores de 40 años en forma anual o bianual.

Artículo escrito por la Dra. Jiménez Sánchez Miriam Gabriela

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?