Skip links

 Componentes Anatómicos del Hígado

El hígado está en el cuadrante superior derecho del abdomen, suspendido del hemidiafragma derecho. Desde un punto de vista funcional se le puede dividir en tres lóbulos: derecho, izquierdo y caudado. El lóbulo derecho del hígado esta separado del izquierdo pos la cisura lobar principal, que pasa a través de la fosa de la vesícula biliar hasta la vena cava inferior. El lóbulo derecho del hígado puede dividirse a su vez en los segmentos anterior y posterior por la presencia de la cisura intersegmentaria derecha. La cisura intersegmentaria izquierda divide el lóbulo izquierdo en los segmentos medial y lateral. El lóbulo caudado esta situado en la cara posterior del hígado y tiene como borde posterior la vena cava inferior y como borde anterior la cisura para el ligamento venoso. El proceso papilar es la extensión anteriomedial del lóbulo caudado, que puede aparecer separado del hígado y simular una linfadenopatia.

ANATOMÍA ECOGRÁFICA
Si comenzamos colocando el transductor en posición transversal a nivel de epigastrio obtendremos una imagen, donde el hígado ocupa la parte más proximal (“el vértice del triángulo de la pantalla”, que es la expresión que más utilizamos cuando realizamos por primera vez una ecografía); por su localización es lóbulo izquierdo el que estamos valorando, pero en este mismo corte existen también otras estructuras; así, en la parte más distal observamos una formación convexa, hiperecoica, que provoca sombra acústica posterior, es la columna vertebral, y situada por delante de ella dos formaciones anecoicas redondeadas que corresponden a los grandes vasos abdominales, la vena cava inferior (VCI) situada a la derecha y la aorta a la izquierda (recordemos que en cortes transversales cuando hablamos de derecha corresponde a la derecha del paciente, que es la izquierda del explorador al estar situados frente al paciente, y lo contrario con la izquierda).
Entre grandes vasos e hígado se observa área pancreática y su relación con vena esplénica y arteria mesentérica superior, aunque el estudio de esta relación corresponde a la valoración de páncreas.
Si desplazamos el transductor más hacia la derecha situándolo transversalmente por debajo del reborde costal obtendremos una imagen similar a la de la figura 2, donde el hígado ocupa casi toda la pantalla. Esto se debe a que es lóbulo derecho y parte de lóbulo izquierdo lo que estamos viendo, delimitado en su parte posterior por una formación lineal hiperecoica que se adapta a su forma: es el diafragma.
Si con el transductor en posición transversal nos desplazamos más hacia la derecha seguiremos viendo el lóbulo derecho hepático (fig. 3), pero aparecerán dos nuevas formaciones en contacto con él, una redondeada anecoica con pared fina ecogénica que corresponde a un corte transversal de vesícula biliar, y más hacia fuera (más hacia la derecha) otra formación redondeada, es el riñón derecho en corte transversal donde la parte periférica hipoecoica corresponde a parénquima y la parte central de mayor ecogenicidad corresponde al seno renal.
Valorar hígado en cortes longitudinales y para ello volvemos al epigastrio situando el transductor de forma longitudinal un poco hacia la izquierda de la línea media. De nuevo veremos lóbulo izquierdo en la parte más proximal y en la parte más distal aorta que ahora ha cambiado su morfología; la estamos valorando en su eje mayor y por tanto se visualizará como una estructura tubular anecoica que en tiempo real “late”, y en su pared anterior es posible individualizar el origen de dos de sus ramas: tronco celíaco y arteria mesentérica superior. Entre aorta e hígado se sitúa área pancreática.
Si desplazamos el transductor hacia línea media y un poco hacia la derecha de ella, la parte de hígado que estamos viendo sigue siendo lóbulo izquierdo, pero la formación tubular sonoluscente que se sitúa posterior al mismo corresponde a VCI, que como aorta es valorada en su eje longitudinal. En ocasiones se puede ver en lóbulo izquierdo una formación anecoica que confluye hacia VCI y que corresponde a vena suprahepática izquierda.
Seguimos con el transductor colocado de forma longitudinal y nos situamos en hipocondrio derecho a nivel de línea medio-clavicular o en torno a ella. La parte de hígado que estamos viendo es lóbulo derecho, y situada por debajo del mismo, una formación anecoica con pared fina ecogénica y con una morfología en forma de pera, corresponde a vesícula biliar visualizada en su eje longitudinal.
Si desplazamos el transductor más hacia la derecha seguimos viendo el lóbulo hepático derecho, y como en el corte anterior sucedió con la vesícula, en éste el riñón derecho se sitúa por debajo del hígado y su forma recuerda a un “balón de rugby”, con una parte periférica hipoecoica (parénquima) y una parte central hiperecoica (seno renal).

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Desea más información sobre este diplomado?