Skip links

Diagnóstico prenatal de las hidronefrosis detectadas por ultrasonido materno-fetal

 

El ultrasonido materno-fetal ha suscitado muchas interrogantes y retos en el manejo de problemas que sencillamente eran desconocidos pocos años atrás, pero también ha aportado una nueva y magnífica forma de introducirnos en la patofisiología renal humana

Por tal motivo se recomienda examinar ultrasonográficamente el tracto urinario fetal en el segundo y tercer trimestres del embarazo, evaluando la vejiga, las áreas renales y el volumen de líquido amniótico. En estos exámenes debe valorarse, además, la forma y el tamaño renales, la ecogenicidad, la presencia o ausencia de dilatación del tracto urinario y la presencia de quistes o cualquier otra alteración asociada

El 50% aproximadamente de las anomalías encontradas corresponden a hidronefrosis fetales (5), pero no todas las hidronefrosis se detectan prenatalmente, sobre todo si no se realizan estudios sonográficos después de las 30 semanas de gestación

Se hace un análisis retrospectivo de los diagnósticos postnatales en niños a los que mediante el ultrasonido maternofetal se les detectó alguna alteración del tracto urinario. Durante el período de estudio se atendieron 87 pacientes, 1 por alteraciones quísticas bilaterales y los restantes por dilatación hidronefrótica de una o varias pelvis renales. 6 pacientes abandonaron el seguimiento después de haberse confirmado la dilatación pélvica en el período de recién nacido. El paciente con quistes bilaterales, por la imagen ultrasonográfica y los antecedentes familiares, fue diagnosticado como una enfermedad renal poliquística autosómica dominante.

De los 80 pacientes restantes, 46 (57,5%) tenían obstrucción ureteropélvica, 12 (15,0%) reflujo vesicoureteral, 4 (5,0%) displasia renal multiquística, 4 (5,0%) doble sistema excretor (2 con ureterocele y 1 con sistema superior obstruido) y 2 pacientes (2,5%) están pendientes de clasificación por tener estudio gammagráfico dinámico dudoso de obstrucción y necesitar un seguimiento más prolongado para definir la conducta

 DISCUSIÓN

 Una amplia variedad de anomalías urinarias pueden detectarse prenatalmente mediante el ultrasonido materno. La anomalía del tracto urinario que se encuentra más frecuentemente en el ultrasonido materno-fetal es la dilatación de la pelvis renal o hidronefrosis, y ésta puede necesitar tratamiento quirúrgico entre el 15 y 30% de los casos. Cuando la obstrucción urinaria se produce en la vida fetal antes de completarse la nefrogénesis, se distorsiona el patrón de desarrollo renal y puede nacer un niño con riñón displástico, en ocasiones a funcional, por lo que es muy importante el seguimiento de estos casos (16), tanto prenatalmente como después del nacimiento

Si bien la mayoría de las dilataciones hidronefróticas detectadas prenatalmente no son obstructivas y se resuelven espontáneamente, consideramos que todos los niños en que se encuentre esta alteración deben seguirse ultrasonográficamente durante el embarazo y el período de recién nacidos y lactantes para diagnosticar lo antes posible las hidronefrosis obstructivas susceptibles de tratamiento quirúrgico, así como precisar las condiciones asociadas que requieran observación prolongada o una conducta médica particular

CONCLUSION  Y COMENTARIO

Este artículo nos invita a conocer que métodos como ultrasonido temprano durante el embarazo puede permitirnos conocer patologías fetales y mediante este brindar un tratamiento oportuno que poco a poco podrá ser in útero en un futuro.

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Desea más información sobre este diplomado?