Skip links

Diagnóstico y seguimiento de la hipertrofia prostática benigna mediante ecografía

20

La comprobación que cerca del 70 al 75% de los estudios de imagen que se practican en pacientes con hipertrofia prostática benigna (HPB) son completamente normales ha hecho que la visualización del aparato urinario no se recomiende de forma sistemática en ellos, pudiendo reservarse ante los siguientes signos: hematuria, infección urinaria, insuficiencia renal, litiasis y cirugía previa del aparato Urinario. Por otra parte se ha estimado que en el 10
al 25% de los pacientes con resultados anormales en los estudios se producirá un cambio en la pauta terapéutica, lo que justificaría su realización. Actualmente se puede considera la ecografía como la técnica de evaluación inicial en estudio del paciente que consulta por síndrome de prostatismo. Pues permite la identificacion de la totalidad de las anomalías morfológicas inducidas por la
Hiperplasia prostática tanto en el tracto urinario superior como en el inferior, aunque la visualización del primero también se ha considerado opcional; en nuestra opinión, la ecografía integral del aparato urinario es un método muy económico y no invasivo cuya realización es aconsejable de forma sistemática, al menos en la evaluación inicial. En el presente artículo se presentaron los resultados de una investigación realizada con 5.000 pacientes estudiados en
nuestra unidad, mayores de 50 años y con clínica de prostatismo, sin hematuria ni historia previa de litiasis, se obtuvieron los siguientes hallazgos
cativos: litiasis renal en el 5.2%, ureterohidronefrosis uni o bilateral en el 0,75%, angiomiolipomas en el 1,2% y en el 0,60% masas sugestivas de adenocarcinoma renal. Además, se identificaron quistes serosos en el 34.1% y sinusales en el 7.1% de las ecografías realizadas. En la evaluación del tracto urinario superior la urografía sólo es superior en la detección de cálculos y de cicatrices pielonefríticas y claramente inferior en la de masas renales: debe reservarse para pacientes con hematuria o alteraciones ecográficas susceptibles de una más completa evaluación. La ultrasonografía por vía abdominal ofrece suficiente resolución para conocer el volumen y la forma de crecimiento de la Hipertrofia prostática , pudiendo reservar la transrectal para los protocolos de detección precoz del cáncer y en los tactos rectales dudosos.
El signo más precoz de la hipertrofia benigna es el aumento de los diámetros anteroposterior y longitudinal, pudiendo permanecer inicialmente estable el transverso. La ecografía permite objetivar con facilidad la respuesta morfológica tanto al tratamiento médico como al instrumental o quirúrgico, además nos permite evaluar complicaciones obstructivas significativas , y por medio de ella precisar en muchas ocasiones una actitud quirúrgica o instrumental alternativa, siendo la flujometría un valioso complemento en la valoración inicial y el seguimiento.
COMENTARIO: La ecografía es una herramienta útil y suficiente para el diagnóstico y seguimiento de paciente con hipertrofia prostática, pues no permite determinar el volumen prostático con más precisión que otras exploraciones y a objetivar la práctica totalidad de anomalías morfológicas del tracto urinario inducidas por esta enfermedad. su importante contribución al diagnóstico inicial, en la toma de decisiones terapéuticas y en el control posterior de los diferentes tratamientos hacen a la ecografía abdominal la técnica de elección inicial en el estudio de estos pacientes.

Leave a comment

× ¿Desea más información sobre este diplomado?