Skip links

Ecografía del Bazo

18

Las grandes ventajas de la ultrasonografía son su bajo costo, accesibilidad y que es un método no invasivo y las bajas complicaciones del método. La valoración del Bazo mediante este método es parte de una evaluación del abdomen. El tamaño, forma, localización y estructura del parénquima esplénico deben ser documentados. Las indicaciones más comunes por las cuales el examen se centra en el bazo son: medición del tamaño del bazo, documentar cambios en el volumen esplénico en pacientes enfermedades hematológicas, infecciosas y de almacenamiento metabólico, diagnosticar la presencia de quistes, tumores, infartos, abscesos y calcificaciones. Dolor y malestar originado en el cuadrante superior izquierdo del abdomen, valoración de los vasos esplénicos, hipertensión portal e intervenciones locales. Por ello es imprescindible conocer desde el punto de vista sonográfico la anatomía normal de dicha estructura. Se localiza en hipocondrio izquierdo a la altura de la 9° y 11° espacio intercostal. Ecográficamente tiene forma de media luna, su ecotextura es homogénea, sólo un poco más ecogénica que el hígado sano y marcadamente hiperecogénica al tejido renal. Su abordaje ecográfico es con el paciente en decúbito dorsal o lateral, se examina desde el diafragma hasta el polo inferior del riñón el cual sirve de ventana acústica, el tamaño normal del bazo en el adulto se encuentra entre 10 a 12cm de longitud.
Condiciones patológicas del bazo.
Esplenomegalia: se define por un peso mayor de 250g y una anchura sonográfica mayor de 4cm, diámetro mayor de 7cm y longitud mayor de 11cm. el órgano se encuentra abultado y puede sobrepasar el polo inferior del riñón izquierdo, en casos extremos puede tocar el lóbulo izquierdo del hígado. La esplenomegalia se divide en tres categorías; leve, moderada y severa.
Hipoesplenismo: son muchas las causas de esta patología; enfermedades congénitas, hematológicas y autoinmunes. El hipoesplenismo a menudo se traduce en hipofunción del bazo. No necesariamente por disminución en su tamaño, pero si en su volumen y su función comprobada con la prueba de laboratorio de Howell-Jolly.
Lesiones focales y difusas del parénquima esplénico.
Estas pueden tomar varias apariencias ecográficas. Suelen ser raras y detectadas incidentalmente a la exploración del abdomen. Dentro de ellas las lesiones benignas: lesiones traumáticas del bazo como la ruptura y los hematomas. Lesiones no traumaticas; infarto esplénico, hemangioma esplénico, Hamartoma, granuloma calcificado postinfección, quistes. Lesiones malignas del bazo: Linfoma esplénico, metástasis y tumores sólidos.
Así mismo la ecografía esplénica puede servir para punciones guiadas.
Concluyendo: La ecografía esplénica es un método invaluable de diagnostico de lesiones benignas y malignas así como una herramienta importante para su seguimiento.

Leave a comment

× ¿Cómo puedo ayudarte?