El cáncer de seno (mama) es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de la mama.

La mama está compuesta por lóbulos y conductos. Cada mama tiene entre 15 y 20 secciones que se llaman lobulillos. Los lobulillos terminan en docenas de bulbos minúsculos que pueden producir leche. Los lóbulos, los lobulillos y los bulbos están conectados por tubos delgados que se llaman conductos.

Cada mama tiene también vasos sanguíneos y vasos linfáticos. Los vasos linfáticos transportan un líquido casi incoloro que se llama linfa. Los vasos linfáticos van a órganos que se llaman ganglios linfáticos. Estos son estructuras pequeñas con forma de frijol que se encuentran en todo el cuerpo. Filtran sustancias de un líquido que se llama linfa y ayudan a combatir infecciones y enfermedades. Hay racimos de ganglios linfáticos cerca de la mama en las axilas (debajo de los brazos), por encima de la clavícula y en el pecho.

El tipo más común de cáncer de mama es el carcinoma ductal, que empieza en las células de los conductos. El cáncer que empieza en los lóbulos o los lobulillos se llama carcinoma lobulillar y se encuentra con mayor frecuencia en ambas mamas que otros tipos de cáncer de mama. El cáncer de mama inflamatorio es un tipo de cáncer poco común en el que la mama está caliente, enrojecida e hinchada.

Los antecedentes de salud pueden afectar el riesgo de cáncer de mama.

Cualquier cosa que aumenta sus probabilidades de enfermar se llama factor de riesgo.

. Los factores de riesgo del cáncer de mama son los siguientes:

  • Antecedentes familiares (un pariente de primer grado, como la madre, una hija o una hermana) de cáncer de mama.
  • Cambios hereditarios en los genes BRCA1 y BRCA2 o en otros genes, que aumentan el riesgo de cáncer de mama.
  • Consumo de bebidas alcohólicas.
  • Tejido de la mama que se ve denso en un mamograma.
  • Estrógenos (elaborados por el cuerpo)
    • Menstruación a una edad temprana.
    • Dar a luz a por primera vez a una edad más avanzada o nunca haber tenido hijos.
  • Tomar hormonas, como estrógeno combinado con progestina para tratar los síntomas de la menopausia.
  • Tomar anticonceptivos orales («la píldora»).
  • Obesidad.
  • Falta de ejercicio.
  • Antecedentes personales de cáncer de mama invasivo, carcinoma ductal in situ (CDIS) o carcinoma lobulillar in situ (CLIS).
  • Antecedentes personales de enfermedad benigna (no cancerosa) de la mama.
  • Raza blanca.
  • Tratamiento con radioterapia dirigida a la mama o el pecho.

En algunas ocasiones, el cáncer de mama obedece a mutaciones (alteraciones) genéticas heredadas.

Los genes de las células llevan la información hereditaria que cada persona recibe de los padres. El cáncer de mama hereditario representa alrededor de 5 a 10% de todos los casos de cáncer de mama. Algunos genes mutados relacionados con este tipo de cáncer son más comunes en ciertos grupos étnicos.

Las mujeres que presentan ciertas mutaciones genéticas, como la mutación de BRCA1 o BRCA2 tienen un aumento de riesgo de cáncer de mama. Además, las mujeres que tuvieron cáncer en una mama tienen un riesgo más alto de tener cáncer en la otra mama. Estas mujeres también tienen mayor riesgo de cáncer de ovario y pueden tener un mayor riesgo de otros cánceres. Los hombres que tienen una mutación relacionada con el cáncer de mama también tienen un mayor riesgo de esta enfermedad.

Artículo escrito por el Dr Rosalio Aguilar Hernández

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com