Skip links

Evaluación con ultrasonido doppler del ducto venoso en fetos normales con edad gestacional entre 20 y 40 semanas

Este estudio se realizó por la Facultad de radiología experimental de la Universidad de Alzaiem en Sudan, Pakistán. Se estudiaron a las pacientes enviadas de Junio 2007 a Junio 2008, fueron evaluadas 106 pacientes, la edad promedio fue de 32 años con las siguientes edades gestacionales: 26 mujeres entre 20 – 25 semanas, 26 mujeres entre 26 – 30 semanas, 27 mujeres entre 31 – 35 semanas y 27 mujeres entre 36 – 40 semanas. Los estudios fueron realizados por vía transabdominal con equipo Toshiba Xario y GE utilizando transductor convexo de 3.5 – 6 MHz. La velocidad de flujo del ducto venoso se calculó colocando la medida en la porción media del vaso; las variables a considerara fueron: el ángulo de insonación, la velocidad sistólica pico (onda S), el índice de velocidad pico y la proporción entre la velocidad pico de la onda S y la velocidad pico de la onda A. La evaluación del ducto venoso falló en 6 pacientes, de tal manera que solo se siguieron a 100 pacientes embarazadas de las cuales 98 tuvieron infantes normales y solo 2 casos con grado menor de restricción del crecimiento intrauterino; no se encontraron patologías relacionadas con el ducto venoso. En conclusión la evaluación del ducto venoso y las mediciones de parámetros hemodinámicos utilizando el ultrasonido doppler puede ser útil en el segundo y tercer trimestre de la gestación para predecir regurgitación aórtica fetal y se recomienda realizar este estudio a mujeres embarazadas con antecedentes de infantes con regurgitación aórtica ó patologías cardiacas similares.

Este es un artículo de revisión publicado por el Departamento de Ginecología y Obstetricia del Hospital William Beaumont, Oaklahoma USA. La placenta accreta con sus variantes increta y percreta son una causa importante de hemorragia en el segundo y tercer trimestre de gestación representando hasta el 50% de las histerectomías periparto de emergencia. El principal factor de riesgo es la cesárea previa, también lo son: edad materna mayor de 35 años, cirugía uterina previa, multiparidad, placenta accreta previa y síndrome de Asherman. Los hallazgos ultrasonográficos de placenta accreta pueden encontrarse a partir de las 18 semanas de gestación y son: la presencia de lagunas vasculares largas y delgadas, las cuales al aplicarles ultrasonido doppler muestran flujo vascular. El hallazgos de lagunas vasculares tienen una sensibilidad del 93% y un valor predictivo positivo del 93%. Otro hallazgo es el adelgazamiento ó ausencia de la “zona clara” que representa a la decidua basal entre la placenta y el miometrio sin embargo su sensibilidad es solo del 7%. La disrupción de la línea entre la vejiga y el útero conocido como “serosa de la vejiga urinaria” se ha mencionado como un signo fehaciente de placenta accreta y estos cambios se explican por el incremento de la vascularidad que acompaña a la placenta accreta. El uso de color doppler es útil para detectar el flujo arterial mixto, característica que refuerza el diagnóstico de placenta accreta. En conclusión los hallazgos al ultrasonido como las lagunas vasculares, el adelgazamiento de “la zona clara”, la disrupción de la “serosa de la vejiga urinaria” y la detección de flujo arterial mixto con el doppler color sin características que sugieren una placenta accreta, principalmente a partir del segundo trimestre de gestación, lo cual ayudaría a planear una futura cesárea.

Artículo escrito por el Dr. Alfredo Rascon

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Desea más información sobre este diplomado?