Skip links

Importancia del ultrasonido en el embarazo

17

Existen numerosas razones por las cuales una mujer embarazada debería realizarse una prueba de ultrasonido, entre las que se pueden incluir las siguientes:

-Para poder establecer la presencia de un embrión o de un feto con vida.
-Otra de las razones sería para determinar la causa de cualquier clase de sangrado en las primeras etapas o en las últimas fases del embarazo.
-También sería muy útil para diagnosticar cualquier posible anormalidad congénita que podría aparecer durante las etapas de desarrollo del embrión o del feto, según fuera el caso.
-Por otro lado, si su doctor tuviese sospechas relacionadas al hecho de que su bebé podría llegar a padecer algún tipo de defecto de nacimiento, el mismo la derivará a un profesional médico especializado en el tema, para que éste pueda practicarle pruebas de ultrasonido mucho más exhaustivas y específicas.
-El ultrasonido también sería muy útil para determinar si usted estuviera embarazada de mellizos o de más de dos niños (éste es el caso de los nacimientos múltiples

-Además el mismo es sumamente útil para determinar la localización, el tamaño o cualquier posible anormalidad que pudiera presentar su placenta.

-A su vez, para poder determinar la edad del feto y el tamaño del mismo. El hecho de comprobar el tamaño del feto es realmente muy importante cuando se contempla la posibilidad de que la mujer pudiera llegar a tener un parto pretérmino (o prematuro), o cuando se creyera que el bebé podría nacer luego de la fecha estimativa del parto.

-Otra de las razones por las cuales una mujer debería someterse a un ultrasonido sería para poder evaluar la posición del feto y de la placenta, además de localizar la ubicación en la que se encuentra el feto antes de realizar un muestreo de vellosidades -coriónicas o una amniocentesis.

-Esta prueba, además, es muy valiosa para determinar la condición física del feto, en caso de que no se hayan detectado latidos cardíacos fetales para cuando haya llegado a la semana decimocuarta de su embarazo o si se hubiera producido un desplazamiento o movimiento fetal cuando estuviera cursando la vigesimosegunda semana de su embarazo.

Para controlar si existieran fibromas o quistes en el útero de la futura mamá.

Para detectar cambios cervicales y así poder predecir si sería posible que existieran posibilidades de un parto prematuro.

Para verificar si el bebé estuviera posicionado de nalgas o para comprobar cualquier indicio de posicionamiento anormal tanto del feto como del cordón umbilical antes del momento del parto.

Y por último, para proporcionar información valiosa relacionada a los posibles tratamientos disponibles en la actualidad que podrían mejorar las probabilidades de que una mujer tuviera un hijo sano y saludable.

× ¿Cómo puedo ayudarte?