La equinococosis alveolar

La equinococosis alveolar es causado por el metacestodo Equinococcus multilocularis, en los humanos proliferan en el hígado, induciendo un crecimiento lento progresivo semejante a un tumor. La infección ocurre en todos los continentes, cursa como una infección crónica con estado latente e incluso más de un tercio con detectados incidentalmente, sin tratamiento es usualmente mortal. Los humanos se infectan accidentalmente al comer alimentos, incluidos frutas y vegetales contaminados. La lesión hepática aparece como un infiltrado multivesicular compuesto de muchos quistes de tamaño y forma irregular ( 1 a 30mm), asociado con fibrosis y calcificación. No hay un claro margen entre el tejido enfermo y el parénquima. Hay necrosis en la parte central por pobre vascularización. Los síntomas son debidos a ictericia y dolor epigástrico, puede haber colangitis, hipertensión portal y cirrosis biliar secundaria. El diagnóstico se basa en la detección de anticuerpos específicos, detección de material nuclear y hallazgos histopatológicos en biopsias y los hallazgos de imagen característicos. El ultrasonido abdominal es la modalidad de elección  para su detección. Hallazgos típicos son observados en el 70% de los casos, incluyen masas grandes hepáticas, con áreas juxtapuestas de hiper e hipogenicidad, con márgenes irregulares, focos de cicatrización y calcificación, pseudoquistes con un área grande de necrosis central, rodeada por una región semejante a un anillo hiperecogénico representando tejido fibroso. Menos típico (30%) se observa múltiples nódulos hiperecogénicos semejantes a un hemagioma, puede haber lesiones pequeñas calcificadas y pseudoquistes con necrosis masiva. El diagnóstico diferencial incluye cistadenomas, quiste hepático benigno, E. Granulosus, cistadenocarcinoma. Los bordes irregulares y la pérdida de reforzamiento son màs característicos de la E. alveolar. Las lesiones calcificadas son muy sugestivas de este diagnóstico. El dopler color y el pulsado pueden mostrar distorsión y desplazamiento de las venas hepáticas, vena porta y árbol biliar. Se puede observar invasión de la vena cava y paredes de la vena porta y afección del árbol biliar. La TAC ayuda a determinar el número, tamaño y localización de las lesiones en el hígado y ayuda a definir la resecabilidad al determinar su extensión vascular, del árbol bronquial y extensión extrahepática. Las lesiones altamente calcificadas, son evaluadas mejor por este método por que el borde posterior se obscurece por ultrasonido. La equinococosis alveolar es reportada a manifestarse como una afección lobar difusa. Otro dato útil para diferenciar con las neoplasias es la ausencia de reforzamiento con la administración de contraste. Las lesiones se clasifican en 5 tipos. 1) pequeños quistes múltiples sin un componente sólido, 2) tejido sólido con múltiples quistes pequeños 3) lesión solida con quistes grandes irregulares(46%), 4) lesiones solidas sin quistes 5) un gran quiste sin lesión sólida. Las tipo 2 y 3 se asemejan a cistaadenomas y cistadenocarcinomas, aunque estos raramente son calcificados y refuerzan con el contraste. El tratamiento incluye fármacos benziimidazoles con resección parcial o total de la masa.

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com