Skip links

La importancia de la ecografía a las 11+0 a 13+6 semanas de embarazo

La ecografía entre las 11+0 y 13+6 semanas nos permite confirmar la presencia del embarazo intrauterino o determinar su localización en caso de tratarse de un embarazo ectópico. La ecografía temprana solo debe ser realizada ante sangrado vaginal, dolor abdominal o tras la identificación de otros factores de riesgo

No existen evidencias actuales que hagan necesaria una evaluación temprana de la viabilidad del producto. La mayoría de anormalidades cromosómicas severas no evolucionarán, se ha encontrado relación con un menor diámetro del saco gestacional y bradicardia fetal, debida al alto número de falsos positivos, no se recomienda la evaluación ecográfica de rutina antes de las 11 semanas.

La determinación de la corionicidad definirá el futuro, manejo y pronóstico de un embarazo múltiple. La determinación de la corionicidad entre las 11 y 13 semanas es sencilla y confiable, alcanzando una sensibilidad y especificidad de casi 100%. La ecografía del primer trimestre puede identificar marcadores de riesgo para transfusión feto-fetal.

La edad gestacional debe hacerse en base a la ecografía del primer trimestre o ser confirmada con esta. El momento más exacto y confiable para determinar la edad gestacional es entre las 8 y 12 semanas. La longitud cefalocaudal es el método más exacto para la estimación de la edad gestacional.

Se pueden determinar características fenotípicas comunes en pacientes con trisomía 21 con  ecografía del primer trimestre: translucencia nucal (TN), la hipoplasia del hueso nasal y el ángulo máxilo-facial, flujo tricuspídeo, el ductus venoso y la frecuencia cardiaca fetal.

La anatomía fetal clásicamente se revisa entre las 18 y 23 semanas. Este es el mejor momento para valorar la anatomía fetal y descartar la mayoría de patologías severas y el segundo momento para buscar marcadores de cromosomopatías. La anatomía fetal puede ser evaluada en el primer trimestre, con tasas de detección hasta del 100% para los casos de acrania, holoprosencefalia alobar, onfalocele, gastrosquisis, entre otros, 30% para el caso de anormalidades cardiacas mayores y 5% para defectos faciales. El principal marcador en el primer trimestre es la translucencia nucal, y debe orientar a la búsqueda de patología estructural -principalmente cardiaca.

La valoración de la función placentaria en el primer trimestre por medio de la flujometría Doppler de las arterias uterinas y/o biomarcadores en plasma materno producidos por la placenta constituye herramienta importante de predicción de preeclampsia.

El único método que ha demostrado ser efectivo en el tamizaje de parto pretérmino antes de las 34 semanas es la medición de la longitud cervical por ecografía transvaginal, entre las 20 a 24 semanas. La medición del cérvix en el primer trimestre puede ser un importante predictor de parto pretérmino espontáneo antes de las 34 semanas.

COMENTARIO

El ultrasonido es una herramienta importante para valorar a la paciente gestante integralmente, ya que apoyado con la clínica y la medición de marcadores bioquímicos permiten anticiparse a posibles complicaciones. La valoración obstétrica del primer trimestre incluyendo la ultrasonografía debería realizarse desde el primer nivel de atención ya que consiste en un método diagnóstico de bajo costo y fácil acceso.

Artículo escrito por la Dra. Karla Figueroa

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Desea más información sobre este diplomado?