La Ultrasonografía

Ningún tratamiento médico puede o debe ser considerado o dado hasta que un diagnóstico apropiado haya sido establecido.

Por un considerable número de años, después de que Röentgen describiera por vez primera el uso, la radiación ionizante, en ese tiempo llamada “Rayos X”, para el diagnóstico por imagen en 1895, permaneció como el único método para la visualización del interior del cuerpo.

Sin embargo, durante la segunda mitas del siglo XX, nuevos métodos de imagen, incluyendo algunos basados en principios totalmente diferentes a aquellos de los Rayos X, fueron descubiertos. La Ultrasonografía fue uno de tales métodos que mostraron particular potencial y gran beneficio, más que aquellos basados en imágenes por Rayos X.

 

Cuerpo

Durante la última década del siglo XX, el uso de la ultrasonografía observó un creciente aumento como una práctica común en la práctica médica y los hospitales alrededor del mundo, diversas publicaciones científicas reportaron el beneficio y, en ocasiones, la superioridad del ultrasonido sobre las técnicas comunes de Rayos X,resultando en un significativo cambio en los procedimientos diagnósticos de imagen.

Con el uso creciente de la ultrasonografía en el ámbito médico, las necesidades de educación y entrenamiento se volvieron claras. A diferencia de la situación de las modalidades basadas en Rayos X; casi no existen tanto a nivel internacional como algunas pocas a nivel nacional, requerimientos o recomendaciones para el uso de ultrasonido en la práctica médica. Consecuentemente, el miedo a la “mala práctica” debido a una insuficiente educación y entrenamiento, rápidamente, surgieron.

Cierto es que una de las desventajas del ultrasonido es que es operador-dependiente, situación que puede ser modificada con un entrenamiento apropiado (a través de un conocimiento profundo de la anatomía, principios físicos y tecnológicos del ultrasonido, dominio de la técnica estandarizada de exploración de las regiones anatómicas, conocimiento del patrón normal y patológico de los tejidos, criterios diagnósticos, artefactos, conocimiento de la técnica del Doppler, además, de asistencia a cursos teóricos y prácticos de ultrasonido (como el presente), así como, también, la revisión de libros de texto, DVD’s o sitios relacionados en internet), que demuestre el uso seguro de la técnica por los interesados.

Se ha demostrado, en los últimos años, que el ultrasonido es la técnica de imagen de más fácil acceso y menor costo para mejorar la calidad asistencial al paciente y el médico, lo que ha llevado al desarrollo de programas diversos, algunos de ellos con la idea de la atención a través de una  “ecografía al pie de la camilla”, el establecimiento de algunas directrices o guías para la estandarización de la formación de especialistas en diversos ramos para realizar evaluaciones complementarias, tales como el Sistema o Protocolo FAST o el e-FAST, que vuelven comprensible y asequible a un nivel muy amplio, el uso de ésta técnica, tanto en la asistencia emergente como en la hospitalaria e, inclusive, en el consultorio.

 

Comentario

La ultrasonorafía se ha convertido en una prueba de imagen esencial en múltiples especialidades médicas distintas de la radiología.

Pues bien, la ultrasonografía es un instrumento perfecto para mejorar nuestro rendimiento de la exploración, ya que permite observar y medir con precisión múltiples órganos difíciles de valorar con los métodos tradicionales, además, permite el diagnóstico eficaz en algunas enfermedades (por ejemplo: cardiopatías, patología biliar y renal, trombosis venosa profunda, etc.), facilita la realización de algunos procedimientos invasivos (por ejemplo: canalización de vías centrales, tóracocentesis, paracentesis, etc.) y sirve para monitorizar y seguir el tratamiento de algunas enfermedades. Sin lugar a dudas, la ultrasonografía nos ayuda a ser mejores profesionales.

Conclusión

En los últimos años se han desarrollado aparatos de ultrasonido de gran calidad, relativamente asequibles desde el punto de vista económico, muchos de ellos portátiles, que permiten realizar exploraciones a la cabecera del enfermo. No parece descabellado pensar que, con apropiado entrenamiento, en un futuro próximo modernos aparatos de bolsillo puedan ser el complemento a nuestro estetoscopio.

Artículo escrito por el Dr Alfredo Sinfuentes

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

Llamar ahora