Lesiones hepáticas focales en niños

17

Las lesiones focales se distinguen mediante técnicas de imagen. La naturaleza es muy variada y
comprende desde lesiones benignas como quistes o lesiones vasculares, hasta lesiones malignas
como hepatocarcinoma y hepatoblastoma. Representan entre el 1 -2% de las lesiones pediátricas.
La mayoría de las lesiones son asintomáticas y resultan como un hallazgo incidental en una
ecografía, los síntomas más comunes son dolor abdominal, distensión, ictericia.
Existen tres formas de presentación:
1. Paciente asintomático que se detecta en exámenes de rutina.
2. Paciente con síntomas inespecíficos y alteraciones mínimas.
3. Paciente sintomático con dolor en hipocondrio derecho.
Gracias al ultrasonido abdominal podemos detectarlas y caracterizarlas, este método proporciona
datos semiológicos sugestivos de malignidad o benignidad.
Se realizo un estudio no experimental, descriptivo y retrospectivo con 16 historias clínicas. Las
variables fueron edad, sexo, signos y síntomas y diagnostico definitivo. De los 16 pacientes, 11
fueron varones y 5 mujeres con una edad promedio de 9.5 años.
De las lesiones benignas las más comunes fueron el hemangioma y el hematoma con un 25% cada
una.
Con respecto a las lesiones malignas, se encontraron 2 casos de hepatocarcinoma y 1 de
hepatoblastoma. La mayoría de los pacientes 56.2% se encontraban asintomáticos, solos los
pacientes con lesiones malignas fueron los que presentaron hepatomegalia, alteraciones a la
palpación del hígado y dolor.
Las lesiones fueron identificadas en un 100% con la ecografía. En 56.2% fue hallazgo incidental y
en el 43.7% fue sugerido por las manifestaciones clínicas. A 9 de los 16 pacientes se les solicito un
TC para corroborar el diagnostico.
A 7 de 16 pacientes con sospecha de malignidad se les solicitaron marcadores tumorales, de estos
casos tres dieron positivo para alfa-feto proteína, CA 25 antígeno carcinoembrionario.
Los pacientes con diagnóstico de hemangioma el tratamiento fue conservador, solo se solicito
seguimiento con ultrasonido abdominal y Doppler. Igual fue el tratamiento para el hematoma.
Los pacientes con lesiones malignas fueron referidos al servicio de cirugía para su posterior
tratamiento.
En este trabajo donde se presentan 16 historias clínicas se pudo observar que los hemangiomas y
la hiperplasia nodular fueron las lesiones más frecuentes. Al ser el hemangioma la lesión mas
encontrada se puede decir que es el tumor vascular más frecuente en la infancia, aunque tiene
predominio en adultos sobre todo en mujeres, no causan síntomas y se descubren de manera
incidental, son de crecimiento lento.
Los hematomas que también fueron frecuentes, solo se les dio seguimiento con ultrasonido.
Los quistes simples son las lesiones hipovasculares mas comunes, pero raros en niños, suele ser
único y contiene liquido seroso, su hallazgo es incidental amenos que midan más de 10 cm de
diámetro.
La hiperplasia nodular focal es poco frecuente en niños, pero en los adultos es más común siendo
la segunda lesión focal hepática benigna más común.
En relación a los tumores hepáticos malignos primarios en edad pediátrica podemos diferenciar
dos: el hepatoblastoma y el carcinoma hepato celular. El 90% son hepatoblastomas se presentan
en menores de tres años de edad. El CHC es menos frecuente, se observa hasta los 9 años, pero en
los adultos representa el 90%, siendo el quinto más común a escala mundial.
Se concluyo que las lesiones focales hepáticas pueden presentarse a cualquier edad y son
asintomáticas generalmente, el ultrasonido abdominal es por excelencia el método de elección
para el diagnostico y seguimiento.
Comentario
Al igual que en las lesiones focales hepáticas en adultos, en los niños también es importante estar
al pendiente de cualquier cambio, signo o síntoma que nos puedan alertar de alguna lesión, ya que
la mayoría no presenta ningún síntoma. La ventaja es que son menos comunes que en los adultos
pero tienen un buen porcentaje en las lesiones que se presenta a esta edad, llegando a ser de
hasta un 2%. Los tumores hepáticos ocupan el décimo lugar en México en menores de 15 años.
Como se ha estado mencionando en artículos anteriores el ultrasonido para este tipo de lesiones
se convirtió en fundamental para poder llegar a un diagnostico oportuno y eficaz y así poder dar
un tratamiento o seguimiento en su defecto a las lesiones.
Es de suma importancia que como médicos sepamos diagnosticar este tipo de lesiones, ya que el
ultrasonido depende mucho del operador, por lo cual es primordial que este estudio de imagen
sea realizado por expertos.

Llamar ahora