Linfoma difuso primario de hígado

Esta publicación trata de un reporte de un caso de un paciente de 32 años de edad, sexo masculino, sin antecedentes previos de relevancia que ingresa con sospecha de síndrome mononucleosico, con fiebre de 20 días de evolución, astenia, adinamia y pérdida de peso, coluria y acolia. Al examen físico presentaba distensión abdominal, dolor a la palpación difusa y hepatoesplenomegalia, sin signos de hepatopatía difusa y sin adenomegalias. En sus estudios de laboratorio presentaba elevación de transaminasas, hipercalcemia, aumento de B2 microglobulina y deterioro de la función renal y serología (+) para el Virus Ebstein Barr.

Entre los estudios de imágenes realizados se comenta la ecografía abdominal en la que se evidencia el hígado aumentado de tamaño con parénquima heterogéneo en forma difusa en la porción posterior del lóbulo derecho, predominantemente en los segmentos VI y V. Se observa esplenomegalia heterogénea con imágenes hipoecoicas en su interior. No se observan otras particularidades.

Se realizó tomografía que demuestra hepatoesplenomegalia homogénea, sin otras lesiones. No pudiéndose realizar estudios contrastados se realizó resonancia magnética que mostró en el hígado una alteración difusa que comprometía el lóbulo derecho y evidenciaba leve hipointensidad en secuencias T1 e hiperintensidad en secuencias T2 y Fat Sat que apoyo la sospecha de infiltración linfoproliferativa.

Finalmente el diagnóstico se obtuvo con una biopsia hepática bajo control ecográfico de la formación en el lóbulo hepático derecho.

La anatomía patológica reveló extensa infiltración del parénquima hepático con un linfoma de células grandes de fenotipo B.

La biopsia de medula ósea y la citometría de flujo no presentaban infiltración neoplásica por lo que se efectuó el diagnóstico de Linfoma B de células grandes difuso primario de hígado, Estadio IV.

COMENTARIO:

En este artículo se destaca la rareza de localización del linfoma como tumor primario de hígado.

La ecografía es uno de los primeros estudios realizados en un paciente con dolor abdominal y hepatoesplenomegalia. En este caso aportó los primeros datos de lesión infiltrativa hepática, si bien la bioquímica ya marcaba alteración funcional y necrosis en el mismo.

“INFORME ECOGRAFICO: hígado aumentado de tamaño con parénquima heterogéneo en forma difusa en la porción posterior del lóbulo derecho, predominantemente en los segmentos VI y V. Se observa esplenomegalia heterogénea con imágenes hipoecoicas en su interior. No se observan otras particularidades”

 El artículo hace una revisión sobre la patología. Quiero resaltar la referencia que hace en cuanto a como se observa esta patología comparativamente en los tres estudios no invasivos que pueden caracterizar la lesión:

En ECOGRAFIA, las lesiones son generalmente hipoecoicas.

En TOMOGRAFIA COMPUTADA se observan masas hepáticas de baja atenuación, a menudo grandes y bien circunscriptas. La especificidad es del 90%, pero su sensibilidad es del 60% debido a la dificultad para detectar la forma infiltrativa.

En la RESONANCIA MAGNETICA suele ser isointenso respecto al hígado o tiene intensidad de señal similar a la de las metástasis difusas. Se observan focos mal delimitados, hipointensos en T1 e hiperintensos en T2.

En cuanto al Rumack menciona algo que me parece importante destacar que no es el tamaño de la lesión sino la ecogenicidad de la misma la que determina que esta sea visible. Es decir su ecogenicidad mayor o menor con respecto al hígado.

Describe que las lesiones linfomatosas también pueden presentarse como una masa hipoecoica. Su aspecto hipoecoico está dado por una masa de células linfoideas uniforme sin estroma de fondo significativo. Es más común la presentación como lesión secundaria en el hígado, con un patrón infiltrativo difuso de difícil identificación tanto ecográfica como en tomograficamente.

La presentación como masas hepáticas hipoecoicas es más característico del linfoma primario no Hodgking y del linfoma asociado al SIDA. Estas masas pueden aparecer anecoicas y tabicadas imitando abscesos hepáticos.

En el libro “Ecografia abdominal” de J. M. Segura Cabral describe que la afección linfomatosa del hígado suele presentarse como una infiltración difusa de difícil diagnòstico ecográfico aunque no es rara la manifestación como nòdulos hipoecogènicos e incluso anecogènicos diseminados por el parénquima hepático. Tambien describe un patrón no patognomónico ni frecuente que puede presentarse en los Linfoma no Hodgkin como lesiones hiperecogenicas o en “ojos de buey” o en “diana”.

Artículo escrito por la Dra María Lucia Acevedo Saladino

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com