Skip links

Mastopatía fibroquística

La mastopatía fibroquística, también conocida como enfermedad fibroquística de la mama, cambios fibroquísticos, displasia mamaria y mama nodular dolorosa, es una entidad clínico patológica crónica no maligna, que se evidencia como una zona dura, debido a la proliferación del tejido conectivo, del epitelial y a la presencia de quistes, de forma focal o difusa.

Se manifiesta con molestias en una o ambas mamas y con dolor a la palpación. El dolor suele ser uni o bilateral, generalmente de carácter cíclico, premenstrual.

Otros síntomas son nodularidad y/o induración de forma variable y secreción por el pezón; la telorrea serosa suele aparecer en la MFQ y en los quistes simples y suele ser bilateral y pluriorificial, igual que la de aspecto lechoso. La sintomatología es frecuente que mejore con el embarazo y lactancia y también tras la menopausia.

A la exploración, se palpa un engrosamiento en forma de placa o múltiples irregularidades en una parte de la mama, sobre todo en cuadrantes superiores y externos, normalmente bilateral. Si hay un nódulo dominante, se presenta de forma regular, borde y superficie definidos y con poca movilidad.

Para su diagnóstico, además de la exploración y clínica, contamos con las pruebas de imagen, cuyo objetivo fundamental es confirmar o descartar la existencia de una lesión maligna.

Mamografía: zonas densas, difusas y con quistes. Los nódulos descritos (BI-RADS 2) son los quistes simples demostrados en el estudio ecográfico.

La placa fibrosa se manifiesta en el estudio mamográfico como una densidad focal asimétrica de márgenes mal definidos (BIRADS 3), precisando de la ecografía para completar el estudio.

Ecografía: lo más habitual es que nos podemos encontrar en la MFQ imágenes de similares características ecográficas que en las tumoraciones quísticas, diferenciándose en su número y en su diámetro máximo.

Tipo I (de pequeñas formaciones):

Tumoraciones quísticas de diámetro < 0,5 cm.

Tipo II (de medianas formaciones):

entre 0,5—2 cm (fig. 2).

Tipo III (de grandes formaciones): > 2 cm.

Resonancia magnética: herramienta diagnóstica plenamente integrada en la detección y diagnóstico del cáncer de mama, puede hacer aportaciones en el diagnóstico de mastopatía fibroquistica y patología mamaria en general., como el tamaño del tumor o lesión, multifocalidad o excluir presencia de enfermedad.

CONSIDERACIONES GENERALES

La naturaleza precancerosa de la MFQ es muy discutida, aceptándose que su transformación maligna es baja. La MFQ simple no proliferativa no implica tener un mayor riesgo de padecer Cáncer de Mama.

La ecografía es la técnica diagnóstica más efectiva, constituyéndose en la prueba diagnóstica de imagen de primera elección.

Ante un cuadro clínico—eco y radiológico dudoso (BI-RADS 3) y ante todos los cuadros de mastopatía compleja, probablemente

Sospechosa de malignidad (BI-RADS 4) o altamente sugerente de malignidad (BI-RADS 5), hay que hacer una PAAF y/o BAG.

 

Comentario

La mastopatía fibroquística es una entidad clínica patológica crónica no maligna, que se presenta más frecuentemente en mujeres mayores a los 50 años, y que después de la revisión clínica, el método estándar de oro en detección de gabinete es el ultrasonido mamario. Esta es una herramienta muy valiosa que permite identificar el tipo de lesión y sus características si es sólida, si es quística esto apoya a tomar decisiones en la terapéutica, sin embargo es importante recalcar que la mastografía que es una excelente herramienta diagnóstica sin embargo en mamas muy densas no dan buena imagen y se utiliza al USG como complemento diagnóstico.

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Desea más información sobre este diplomado?