Skip links

Mola hidatiforme parcial

La enfermedad trofoblástica gestacional (ETG) se ha descrito como varios procesos benignos y malignos poco habituales, derivados de una proliferación anormal del trofoblasto de la placenta humana. Actualmente, el seguimiento se realiza de acuerdo a los hallazgos clínicos y las determinaciones seriadas de los niveles de gonadotropina coriónica humana, se clasifican en mola hidatidiforme (MH), mola invasora (MI), coriocarcinoma y tumor del sitio de implantación del trofoblasto (TSIT).

La secreción aumentada de gonadotropina coriónica (HCG) constituye un marcador tumoral sensible que se correlaciona bien con la progresión y persistencia de la enfermedad tiene tendencias variables a la invasión local y a las metástasis y se encuentra entre las raras enfermedades que se pueden curar, incluso en casos de extensa diseminación.

En este trabajo se expone un caso de mola hidatiforme parcial o mola embrionada y que representa un alto riesgo para el bienestar materno fetal.

PRESENTACIÓN DE CASO

Paciente multípara de 39 años de edad, piel blanca, antecedentes de trastornos ansiosos, asma bronquial, historia obstétrica de 4 embarazos, 2 abortos provocados y 2 partos fisiológicos. En el embarazo actual cursa con una edad gestacional de 18 sem. Remitida de su área de salud por imagen ecográfica sugestiva de mola hidatiforme parcial. En la ecografía transabdominal se observa la presencia de gestación única, biometría fetal correspondiente a 18 sem de gestación, degeneración hidrópica placentaria  Con estos hallazgos ecográficos, se realiza el asesoramiento genético y se indica amniocentesis para estudio de cariotipo fetal.

Con diagnóstico de enfermedad trofoblástica gestacional, se realizan estudios necesarios para su clasificación, estadificación y manejo. La primera muestra de Beta hCG: se realizó a las 19 sem y mostró un valor de 12000 UI/L. La segunda se realizó con una semana de diferencia y la cifra fue de 10000 UI/L. La ecografía a las 22 sem informa dilatación de ventrículos cerebrales de 15 mm. Se realiza seguimiento ecográfico y en la sem 24 se diagnostica hidrocefalia. Se revalúa la paciente y se brinda asesoramiento genético por segunda ocasión; ahora con un nuevo elemento: la presencia de un defecto congénito. La pareja decide la interrupción del embarazo.

Se realiza histerectomía total abdominal, en bloque, a vasos cerrados, con doble anexectomía, extirpando el útero, con el feto y placenta en su interior y los anexos. Todo el material extraído fue enviado para su estudio anatomopatológico, el que finalmente informó: mola hidatiforme parcial feto femenino con peso 340 g. Hidrocefalia.

El manejo clínico se basó en la clasificación de bajo riesgo, según los criterios clínicos para el embarazo molar y los hallazgos ecográficos, séricos, hormonales, radiográficos y el respeto al deseo reproductivo. El control posoperatorio inmediato fue normal, el control hormonal continuó dentro de valores normales. La evolución clínica fue satisfactoria con estudios ecográficos sin evidencia de enfermedad residual.

Artículo escrito por  Dra. Leticia Marcela López Castañeda.

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?