Skip links

Paciente femenina con dolor suprapúbico en el que el estudio intracavitario se demuestra turbiedad de la orina con detritus flotantes móviles a la presión de transductor

4.51

El caso comentado es característico de una paciente con infección de vías urinarias agudas que se encuentra confinada a la pelvis ya que el dolor suprapúbico que supongo iba acompañada de síntomas urinarios generalmente corresponde a una cistitis, la cual en efecto es epidemiológicamente mas morbil en las mujeres dada su condición anatómica en las vías urinarias inferiores como lo es una uretra corta y la ubicación del meato en una zona húmeda y cercana al esfínter anal.
Las infecciones urinarias generalmente se producen por enterobacterias que viajan desde el meato hasta la vejiga urinaria ante el descuido de la higiene genital femenina y que en las mayoría de los casos esta causada por E. Coli la cual infecta la mucosas vesical produciendo gran cantidad de detritus celulares así como exceso de producción de moco y pus, con engrosamiento de las paredes vesicales por reacción inflamatoria mediada por el sistema inmunitario.
El caso descrito se menciona un cuadro ultrasonográfico característico de un examen transcavitario en el que las paredes vesicales se encuentra engrosadas ecogenas, con bordes difusos, en los que se perciben múltiples partículas que se deprenden y se mantienen a flote en el líquido vesical (orina), flotando de forma constante o que en ocasiones se movilizan al hacer presión o agitar sutilmente los transductores.
En este caso las paredes engrosadas y ecogenas difusas se deben al incremento de la celularidad de la pared vesical por el infiltrado polimorfonuclear que ataca las enterobacterias alojadas en las mismas, los ecos difusos que flotan en efecto son detritus que flotan en la orina al desprenderse de la pared vesical.
El articulo revisado es el de la revista chilena de urología en el que se compara la cistitis aguda bacteriana con la cistitis eosinofílica que en esta caso podría se un diagnóstico diferencial sin embargo la cistitis eosinofílica provoca un engrosamiento mayor de las paredes vesicales y no produce detritus tan abundantes como la bacteriana.
En estos casos también el grupo etario es diferente ya que generalmente de ve en niños y en pacientes que tienen antecedentes heredofamiliares.
Yo considero que un diagnóstico diferencia en este caso con una paciente femenina con dolor suprapúbico y con detritus móviles en el estudio podría ser la de una microlitiasis renal que produce aumento del sedimento vesical el cual puede permanecer en la vejiga por decantación y que al movilizar la pared vesical y al infundirse mas orina a la vejiga desde los ureteros en la unión ureterovesical produciría la movilización de los mismos por lo que pudiéramos confundirlos con detritus vesicales siendo detritus renales y uretrales. Por lo que se debería explorar ambos riñones en busca de litiasis o correlacionar con la clínica.

Leave a comment

× ¿Desea más información sobre este diplomado?