Skip links

Patologías benignas de la próstata: prostatitis e hiperplasia benigna

17

Las patologías de la via biliar habitualmente se presenta en la clínica como ictericia o alteración de las enzimas hepáticas, con o sin dolor abdominal o fiebre. La ecografía suele ser la primera prueba de imagen que se realiza, con la intención de discriminar si el paciente presenta una enfermedad hepatocelular o de los conductos biliares. La ultrasonografía tiene una alta sensibilidad para detectar la dilatación de los conductos biliares entra y/o extra hepáticos, siendo menos exacta para determinar la causa subyacente debido al gas intestinal que con frecuencia dificulta la visualización de la parte distal del conducto biliar común.
La medición de la vía biliar principal (VBP) a nivel del hilio hepático, en la proximidad del cruce con la arteria hepática derecha y de pared interna a pared interna. Consideraremos patológico un diámetro superior a 7 mm, si bien existe cierta controversia sobre si el calibre de la VBP aumenta ligeramente con la edad o postcolecistectomía por lo que el contexto clínico es determinante.
Los conductos biliares intrahepáticos normales miden menos de 2mmo no más del 40% del diámetro del vaso portal al que acompañan. La dilatación de la vía intrahepática se manifiesta ecográficamente como “muchos tubos”, que se ramifican con ángulos irregulares, adoptando veces una configuración estrellada.
COLEDOCOLITIASIS
La coledocolitiasis puede ser primaria o secundaria. En la primaria se produce formación de cálculos pigmentarios en los conductos biliares como consecuencia de patologías que obstruyen o estenosis la vía biliar (colangitis esclerosaste, enfermedad de Carola, infecciónesparasitarias), cirugía biliar previa (anastomosis bilioentéricas) o enfermedades hemolíticas crónicas. La forma secundaria es la más frecuente (8-20% de pacientes a los que se realiza colecistectomía, 2-4% pos colecistectomia), y resulta de la migración de cálculos desde la vesícula biliar.
En la ecografía aparecen como imágenes exógenas con sombra acústica, si bien cálculos de tamaño inferior a 5mm o alojados en la porción distal del colédoco pueden ser difíciles de visualizar.

Los cálculos intrahepáticos se ven como ecogenicidades definidas olineales, con o sin sombra, en la región de las tríadas portales paralela sal trayecto de las venas portales.

QUISTES DEL COLEDOCO
Es una dilatación quística congénita de la vía biliar que puede ser focal o difusa. Raras en población occidental (1/100.000 vs 1/13.000en Japón), se suelen diagnosticar en edad infantil, y se aconseja su extirpación por el riesgo de desarrollar hepatocarcinoma. (Figura 18)La dilatación fusiforme del colédoco (tipo I) es la más frecuente(80%), mientras que la tipo V corresponde a la enfermedad de Caroli.
En la ecografía aparecen como imágenes ecógenas con sombra acústica, si bien cálculos de tamaño inferior a 5mm o alojados en la porción distal del colédoco pueden ser difíciles de visualizar. Laín et alcanzan una sensibilidad global del 75%, con una visualización del89% de las litiasis proximales y del 70% de las distales en relaciona la cirugía.
Ecográficamente se presenta como una estructura quística que comunica con el árbol biliar, y que puede contener en su interior barro, litiasis o neoplasias.

ENFERMEDAD DE CAROLI
Es una enfermedad congénita rara resultado de un defecto en la remodelación de la placa ductal en la fase de la embriogénesis en que se desarrollan los conductos biliares intrahepáticos de mayor calibre. Se caracteriza por múltiples dilataciones seculares o quísticas de las vías biliares intrahepáticas y se manifiesta como colangitis, litiasis intrahepática y abscesos hepáticos. Existen dos tipos, la forma clásica y otra que se acompaña de fibrosis hepática congénita que cursa clínicamente con hipertensión portal (síndrome de Carola). Aparece un colangiocarcinoma en el 7% de los pacientes con enfermedad de Carola.
El diagnóstico es esencialmente radiológico. La observación, en un eco abdominal o en una TAC de imágenes quísticas dentro del hígado, especialmente si contienen litiasis en su interior es altamente sospechosa.

COLANGITIS ESCLEROSANTE
La colangitis esclerosaste abarca diversas entidades que tienen en común la existencia de daño en la vía biliar caracterizado por inflamación, fibrosis y formación de estenosis.
Según la etiología se clasifican en colangitis esclerosaste primaria (idiopática, asociada en un 70-80% a colitis ulcerosa, predominio envarones (70%), y secundaria (agentes físicos, químicos o infecciosos).En la ecografía se pueden visualizar dilataciones segmentarias de las vías biliares, a menudo en una sola porción del hígado, con paredes engrosadas e irregulares y estenosis segmentarias

COLANGITIS BACTERIANA AGUDA
Es un cuadro caracterizado por estasis biliar e infección. La causa más frecuente es la coledocolitiasis (85%) aunque puede aparecer en otras situaciones como estenosis benignas o malignas de la vía biliar, infecciones parasitarias, anomalías biliares congénitas o tras la manipulación de la vía urinaria.
La presentación clínica clásica es la tríada de Charco: dolor en hipocondrio derecho, fiebre e ictericia. (Figura 31)Es una urgencia médica y se aconseja la ecografía como primera modalidad de imagen para determinar la causa y el nivel de la obstrucción, y excluir otras enfermedades. Los hallazgos ecográficos consisten en dilatación de la vía biliar, presencia de coledocolitiasis y/o barro biliar, engrosamiento de la pared de la vía biliar y abscesos hepáticos

COMENTARIO

La patología de la vía biliar habitualmente se presenta en la clínica como ictericia o alteración de las enzimas hepáticas, con o sin dolor abdominal o fiebre. La ecografía suele ser la primera prueba de imagen que se realiza, con la intención de discriminar si el paciente presenta una enfermedad hepatocelular o de los conductos biliares. La ultrasonografía tiene una alta sensibilidad para detectar la dilatación de los conductos biliares entra y/o extra hepáticos, siendo menos exacta para determinar la causa subyacente debido al gas intestinal que con frecuencia dificulta la visualización de la parte distal del conducto biliar común.
La medición de la vía biliar principal (VBP) a nivel del hilio hepático, en la proximidad del cruce con la arteria hepática derecha y de pared interna a pared interna. Consideraremos patológico un diámetro superior a 7 mm, si bien existe cierta controversia sobre si el calibre de la VBP aumenta ligeramente con la edad o postcolecistectomía por lo que el contexto clínico es determinante.

× ¿Desea más información sobre este diplomado?