Skip links

Protocolo de Exploración prostática ecográfica

 

El paciente habitualmente descansa en decúbito lateral izquierdo durante la exploración. Algunos ecografistas prefieren una posición de litotomía, especialmente cuando se realice la exploración con otros procedimientos urológicos o intervenciones transperineales.

La limpieza rectal se suele hacer antes de la ecografía. Se prefiere un enema que se administra el propio paciente, pero también se puede recurrir a laxantes en personas que no puedan administrarse el enema.

Se realizara un tacto rectal de rutina antes de la inserción de la sonda para estar seguros de que no existan anomalías rectales que puedan interferir con una inserción segura de la sonda y para relacionar la imagen con las alteraciones palpadas.

Se inserta suavemente la sonda dentro del recto aplicando una lubricación adecuada.

Para disminuír las molestias se puede utilizar lidocaína viscosa.

Cuando se explore la glándula prostática, lo mejor es un abordaje sistemático.

Lo habitual es explorar primero la próstata en escala de grises obteniendo imágenes representativas, comenzando desde la base de la uretra hasta el ápex, entonces en el plano sagital, desde el lóbulo derecho a la línea media y luego desde el lóbulo izquierdo. Después se repite el estudio con ecografía doppler en el plano transverso para poder evaluar la simetría vascular.

Se toman medidas en la forma siguiente: anchura máxima ( A de derecha a izquierda) plano anteroposterior ( AP línea media anterior a superficie rectal) y longitud (L máxima craneocaudal).

El volumen prostático se suele calcular con la formula del volumen de un esferoide elongádo= 0.5236 x ( A X AP X L) el volumen prostático puede convertirse a peso prostático ya que la gravedad específica del tejido prostático  es de alrededor de 1cc, de forma que 1ml de tejido prostático es equivalente a 1g. En un hombre joven la próstata pesa unos 20g, a partir de los 50 años el tiempo de duplicación del tamaño son 10 años, se considera aumento del tamaño cuando pesa más de 40 g.

El doppler potencia se suele utilizar de forma rutinaria.

Una vascularidad demasiado realzada es inespecífica y se puede apreciar en hipertrofia, prostatitis y cáncer.

Es importante estar convencido de una orientación axial verdadera en la base cuando se evalúen estos vasos ya que incluso un ligero desplazamiento puede sugerir  un realce asimétrico de la vascularidad sospechoso de cáncer.

Actualmente la ecografía transrectal cumple tres papeles principales en el cáncer de próstata 1) dirigir la biopsia 2) dirigir el tratamiento 3) medir el volumen.

Ecografía transabdominal  en posición supina o transvesical utilicando la vejiga como ventana acústica.

Se inclina el transductor en sentido posteroinferior, siguiendo la localización de la próstata con respecto a la vejiga urinaria.

Siempre deberá correlacionar los hallazgos ecográficos con la historia clínica, los hallazgos de la exploración digital y los valores del APE.

Los estudios de pacientes con síntomas de prostatismo se realizan mejor en proyección transvesical. La ecografía transvesical permite evaluar el tamaño prostático, identificar el lóbulo mediano y evaluar el volumen protático y el volumen postmiccional, caracterizar la pared vesical, trabeculación, divertículos tumores, y cálculos y también evaluar los riñones y uréteres con respecto a hidronefrosis y masas.

La ecografía transrectal juega un pequeño papel en la evaluación de la hipertrofia prostática y obstrucción de la salida vesical. Se utiliza sobre todo cuando existen sospechas de cáncer de próstata.

 

× ¿Desea más información sobre este diplomado?