Skip links

Protocolo de exploración de vesícula biliar

Para la exploración de la vesícula utilizaremos una sonda convexa de baja frecuencia (2,5-­‐5 MHz).

No hay normas claramente establecidas para localizar la vesícula ya que  su ubicación es variable y su tamaño también puede modificarse (mayor en ayunas que en periodo postprandial debido a tener un mayor contenido de bilis).

Con el paciente en decúbito supino,  la maniobra más empleada para localizarla es la denominada “X 7”, donde la X indica el inicio de la posición del transductor (bajo el apéndice xifoides) con el marcador a la derecha  del paciente y dirigiendo el haz de ultrasonidos hacia el hombro derecho del paciente.

El 7 indica que desplazaremos la sonda bajo el reborde costal derecho alrededor de unos 7 cm hasta encontrar la vesícula biliar. En ocasiones puede ser muy útil hacer que el paciente inspire profundamente para que la vesícula se desplace caudalmente por debajo de la parrilla costal. En casos especialmente difíciles o queda más remedio que visualizar  la vesícula a través de la parrilla costal (en estos casos puede ser útil utilizar una sonda sectorial de baja frecuencia como  la empleada para las exploraciones cardiológicas) o colocar al  paciente en decúbito lateral izquierdo.

Una vez localizada la vesícula es preciso explorarla en toda su extensión  y para ello necesitamos una vista longitudinal verdadera.

Esto se consigue rotando la sonda sobre su eje. Generalmente en la visión longitudinal de la vesícula encontraremos el “signo de exclamación”  formado por la vesícula biliar y la vena porta. En relación con ambos encontraremos la rama de la arteria hepática procedente del tronco celíaco y el  conducto biliar común o colédoco, otro de nuestros objetivos de evaluación.

Muchas veces es difícil diferenciar la arteria hepática del colédoco, ubicados ambos por encima de la vena porta, en estos casos es muy útil la visión con Doppler color, en la que se detectara flujo en los vasos sanguíneos.

Finalmente, una vez localizada la vesícula es importante hacer múltiples cortes, tanto transversales como longitudinales, para estar seguro de que no pasar por alto pequeñas litiasis.

Artículo escrito por el Dr  Abimael Medina Molina

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

 

 

 

 

 

 

× ¿Desea más información sobre este diplomado?