Skip links

Quiste primario de bazo

Para la exploración del bazo se utiliza una sonda convexa de 2.5 a 5MHz.

No se requiere una preparación especial. Paciente en posición de decúbito supino, se coloca la sonda en la línea axilar posterior entre el V y VII espacio intercostal izquierdo. El marcador de la sonda debe estas hacia la cabeza del paciente. Puede ser necesario mover la sonda de arriba abajo para tratar de evitar la sombra de las costillas. Cuando no se pude localizar el bazo en ésta posición, se colocará al paciente levemente en decúbito lateral derecho. Se le puede pedir que haga una inspiración profunda y mantenida para hacer descender el bazo.

En ésta proyección se pude visualizar el bazo en toda su longitud y medirlo.

La ecogenicidad del bazo es homogénea, similar a la del hígado o discretamente inferior. Por detrás del bazo se puede observar una línea hiperecoica que corresponde al diafragma.

Mujer de 31 años con antecedentes patológicos de adenoidectomía, apendicetomía, 2 nódulos tiroideos estables ecográficamente y hemiparotidectomía izquierda por adenoma pleomorfo. Inicia de forma súbita con dolor abdominal difuso e intenso, punzante que irradia a escápula izquierda, acompañado de vegetatismo. Signos vitales dentro de parámetros normales. Presenta malestar general, palidez, normohidratada. Abdomen poco depresible, doloroso a la palpación difusa con signos de descompresión positiva. No se palpan masas ni visceromegalias. Se inicia tratamiento analgésico, y se da probable diagnóstico de perforación de víscera hueca o pancreatitis aguda. Posterior a tratamiento, la paciente mejor y es dada de alta. Se solicitó una ecografía transvaginal que mostró abundante líquido libre en pelvis sin lesiones en útero y ovario. Se realiza ecografía abdominal   que muestra esplenomegalia y una lesión de 10cm con contenido ecogénico y otras lesiones más pequeñas hipoecoicas, triangulares y periféricas que podrían corresponder a infartos esplénicos. Líquido libre abdominal perihepático, periesplénico y en pelvis. Probable hemoperitoneo. Se realizan estudios bioquímicos con obtención alterada de PCR 5.49 (0 -5), IgM antiB2 glucoproteína 23 (-10); IgM anticardiolipina 36 (10-40); IgM contra Mycoplasma positivo; dímero D 1.171 (0-500); antígeno CA 19.9 240 (0-39); antígeno CA 125 39.93 (0-35).

También se realizó TC con contraste con esplenomegalia de 15cm, expensas de una lesión quística de 8.5 x 8 x 8.9cm (de diámetros anteroposterior, transverso y longitudinal) y a otra lesión multiloculada adyacente de 4x2x3.5cm. se observan pequeñas calcificaciones en las paredes de los quistes. Las lesiones son sugestivas de hidatidosis esplénica.

La RMN presenta lesión multiquística multiloculada esplénica de 9.3×9.4×8.1 cm, sobre todo a costa de un gran quiste de 9.3cm. paredes definidas sin niveles intraquísticos, dando como impresión diagnóstica quiste hidatídico.

Se programó para cirugía y se realizó esplenectomía total. El estudio anatomopatológico demostró que el quiste estaba constituido por una pared fibrosa con calcificaciones y focalmente revestido por epitelio escamoso benigno. Estaba bien delimitado del parénquima esplénico adyacente. Así el diagnóstico acabo siendo el de un quiste epidermoide.

COMENTARIO.

El quiste primario de bazo es una patología poco frecuente. La sintomatología, cuando la hay, es difícil de diferenciar. Lo importante al momento de dar un diagnóstico es utilizar todos los medios tanto serológicos como de imagen para poder dar un tratamiento adecuado y a tiempo.

Artículo escrito por la Dra. Mariana Angélica Reyes Pérez

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?