Rol de la ecografía en el tratamiento percutáneo de los abscesos hepáticos

Resumen:

  • Este método ha causado nuevas alternativas en el drenaje de abscesos hepáticos que son de cierta manera mínimamente invasivas, y pueden correr menos riesgos que con un procedimiento abierto.
  • Actualmente el absceso hepático ha ido aumentando en los países en desarrollo de una manera considerable, principalmente en personas de edad avanzada, con patologías inherentes al hígado o vías biliares, o en paciente inmunocomprometidos.
  • Se realiza estudio con 22 pacientes portadores de 29 abscesos. De los cuales el lugar más frecuente de localización fue el lóbulo derecho. El método de diagnostico fue de 100% con USG, pero a 9 paciente se les solicito de manera complementaria una TAC.
  • Se realizo el procedimiento a todos los paciente siendo de 16, los que mostraron buena respuesta al tratamiento, 5 con respuesta media, y 1 que fallece al encontrarse también METs(causa no inherente al padecimiento). Las complicaciones fueron mínimas.
  • Hay que diferenciar el absceso piógeno del amebiano, ya que su mortalidad y complicaciones son muy diferentes, siendo en el piógeno más altas.
  • Existen muchas etiologías para desarrollar un absceso piógeno, entre ellas estan7
    • Por colangitis. Vía biliar
    • Por bacteremia. Arteria hepática.
    • Foco primario no identificable.
    • Pieloflebitis portal. Apendicitis, CCL, EPI, divertículos, cron.0
    • Contigüidad. Ulceras gástricas y duodenales, heridas penetrantes en hígado.
    • Quistes hidatídicos complicados.
  • El absceso hepático se debe sospechar en pacientes con fiebre, dolor marcado en hipocondrio derecho, nausea y vomito, hepatomegalia y enzimas hepáticas elevadas.
  • Cuando hay todas las anteriores mas ictericia, se completa la triada de Charcot, que diagnostica Colangitis; y si a esto se suman alteraciones neurológicas y hemodinámicas, completamos la pentada de Reynolds.
  • Estudio de elección: USG de hígado y vías biliares.
  • El tratamiento al principio debe de constar de antibioticoterapia, y ya si este no funciona o se encuentra cierta resistencia, se recomienda el abordaje quirúrgico (a menos que sean abscesos múltiples o de difícil acceso).
  • Dos técnicas de drenaje de abscesos:
    • Trocar
    • Seldinger: En este primero se punza la colección con una aguja, luego se dilata el trayecto y por último se coloca y deja el catéter en “pig tail” dentro de la colección.

Como comentario final de este articulo, en primer lugar me llamo la atención, ya que en el lugar donde yo trabajo este padecimiento es muy común, incluso es de los padecimientos que tienen que quedarse más tiempo hospitalizados, por lo que se me hace algo interesante como este tratamiento disminuye considerablemente el tiempo de paciente hospitalizados, y menor riesgo que un drenaje quirúrgico abierto. De hecho esta semana teníamos un paciente al cual se le realiza el procedimiento descrito de manera particular, y como indicaciones solo se mantuvo 3 días asintomático, con catéter drenando lo mínimo, en impregnación de antibiótico, a diferencia de otro que estuvo hace un par de semanas, que duro 12 días hospitalizado, hasta que disminuyo la sintomatología (dolor y nausea), y disminuyo la cuenta de leucocitos en la BH.

Por lo tanto, en mi corta experiencia con pacientes que cursan con este cuadro clínico, se reducen los costos de hospital, los días de estancia intrahospitalaria y los efectos secundarios.

Artículo escrito por el Dr  Cristhian Huato Andrade

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com