Skip links

Sensibilidad y Especificidad del Ultrasonido en el Diagnóstico  de   “Colecistitis Aguda” en el Hospital General  del Estado de Sonora.

18

Resumen.

Determinar  si existe diferencia estadísticamente significativa entre los diagnósticos del servicio de patología  e imagenología en el diagnóstico de colecistitis aguda en el HGE. Materiales y métodos: Expedientes,  reportes de ultrasonido y reportes de patología de 99 pacientes post-operados de colecistectomía. Resultados: Se obtuvo una muestra de 99 pacientes postoperados de colecistectomía que por patología  17 tuvieron un diagnóstico positivo de colecistitis aguda y  82 negativos;  por ultrasonido, 27 fueron positivos para colecistitis aguda y 72 negativos.

El Ultrasonido ha tenido una evolución muy rápida gracias a su inocuidad, facilitando la posibilidad de practicar numerosos estudios en un mismo paciente, sin riegos, sin preparaciones dispendiosas y a un costo relativamente bajo. Gracias a la informática y los nuevos computadores ha sido posible obtener significativas mejoras en los equipos, como es el Ultrasonido  en Color, la tridimensional, la telesonografía, lo que repercute directamente en el desarrollo de la medicina. Antecedentes clínicos en el diagnóstico con ultrasonido de colecistitis aguda. La principal manifestación clínica es el dolor abdominal agudo, de localización en el cuadrante superior derecho, que suele irradiarse hacia la espalda y base de la escápula del mismo lado, alcanzando su máxima intensidad a las 48 horas; cuando el dolor es abrupto desde su inicio e intenso es posible que estemos en presencia de un impacto del cístico. La palpación durante la inspiración profunda produce dolor y paro inspiratorio (signo de Murphy). Se acompaña habitualmente de fiebre que no supera los 38°C  y leucocitosis ligera. En un 20 % se encuentra una masa en el cuadrante superior derecho. Puede encontrarse aumento de las transaminasas, fosfatasa alcalina y amilasas, indicativo de que puede haber colédoco litiasis o pancreatitis concomitante. Colecistitis gangrenosa y perforación de la vesícula biliar. La  perforación gangrenosa  se puede producir en el entorno de colecistitis aguda avanzada y se asocia con una morbilidad del paciente mayor y la mortalidad. Ocurre en 2-29% de  todos los casos de colecistitis aguda. Colecistitis enfisematosa Colecistitis enfisematosa se define como la presencia de gas dentro de la vesícula biliar pared o luz en el entorno de la colecistitis aguda sin demostrarse  comunicación fistulosa entre la vesícula biliar y el tracto gastrointestinal. Esta condición se cree que es secundaria a insuficiencia valvular subyacente  y la isquemia de la pared de la vesícula biliar. Esta condición generalmente afecta a pacientes con diabetes mellitus o algunas otras enfermedades debilitantes. Colecistitis supurativa (empiema vesicular). Complicación de la  colecistitis aguda. Esta condición ocurre cuando el material purulento llena y distiende la vesícula biliar. En la ecografía y la TC, los hallazgos imagenológicos de colecistitis supurativa son inespecíficos y similares a los observados en colecistitis aguda no complicada. Colecistitis hemorrágica. La hemorragia en la pared de la vesícula biliar y luz se puede observar en el contexto de  colecistitis aguda litiásica o alitiásica. La colecistitis hemorrágica puede presentarse clínicamente con aparición brusca de cólico biliar, ictericia, melena, y hematemesis. Esta debe diferenciarse de otras causas de hemorragia vesícula biliar, tales como traumatismos, neoplasias, y coagulopatía a  menudo relacionados con la terapia de anticoagulación. Colecistitis alitiásica Colecistitis alitiásica es más frecuentemente observada en la población en estado crítico, incluso postoperatorio en pacientes con trauma en una  unidad de cuidados intensivos. La colecistitis crónica Esta condición casi siempre se presenta en el establecimiento de la colelitiasis. El hallazgo más comúnmente observado  de imagen por ultrasonido es el engrosamiento de la pared vesicular. La vesícula biliar puede aparecer distendida y la inflamación pericolecística ausente. Íleo biliar. Una complicación poco común es la formación fístula bilioenterica. Esto puede conducir a la aprobación de los cálculos biliares en el intestino delgado con obstrucción resultante, también conocido como íleo biliar. Xantogranulomatosa colecistitis. La colecistitis xantogranulomatosa es un trastorno de la vesícula biliar inflamatoria poco frecuente que se caracteriza por nódulos anormales intramurales (Rokitansky-Aschoff). El síndrome de Mirizzi Se puede presentar como una  colelitiasis aguda o en el establecimiento de la colecistitis aguda. La afección se presenta cuando un cálculo biliar impactado en la vesícula biliar el cuello o el conducto cístico causa obstrucción del árbol biliar y colestasis. La colestasis es el resultado de cualquier compresión directa del conducto hepático común o la inflamación local secundaria,  produciendo un edema de la pared del conducto biliar y fibrosis. Vólvulo de la vesícula biliar  El vólvulo de vesícula biliar es una rara condición, que en la variación de la anatomía normal mesentérica permite que la vesícula se gira sobre sí misma. Diagnóstico y tratamiento La ecografía es generalmente la  imagen inicial preferida cuando hay sospecha clínica  de colecistitis aguda. La sensibilidad de ecografía para esta patología se encuentra en  rangos de 80% – 100% y una especificidad del 60% al 100%. Los hallazgos sonográficos   incluyen colelitiasis, engrosamiento de la pared vesicular (> 3-5 mm), líquido pericolecístico, y la presencia del signo de   Murphy ecográfico. Otros hallazgos menos específicos son  el aumento de la distensión de la  vesícula biliar  y la bilis ecogénica (lodos). Un cálculo biliar puede o no puede ser visualizada en el cuello de la vesícula o el conducto cístico. Ralls et al.  Señaló que la precisión en el diagnóstico colecistitis aguda aumenta cuando se utiliza una combinación de estos resultados,  incluyendo colelitiasis, la vesícula biliar,  engrosamiento de la pared y un signo positivo ecográfico de Murphy.

Comentario.

Se obtuvo una muestra de 99 pacientes postoperados de colecistectomía que por patología 17 tuvieron un diagnóstico positivo de colecistitis aguda y 82 negativos, por ultrasonido 27 fueron positivos para colecistitis aguda y 72 negativos.  Se realizó una prueba de hipótesis para comparar  estas dos proporciones, en la cual se rechazó la hipótesis nula con una significancia de p<0.05, lo que implica que sí existen diferencias estadísticamente significativas entre los diagnósticos del servicio de patología e imagenología en la colecistitis aguda. DISCUSIÓN Según los resultados obtenidos en este hospital, existen diferencias estadísticamente significativas entre los diagnóstico del servicio de Patología e Imagenología en la colecistitis aguda, lo cual se encuentra descrito en la literatura mundial ya que la mayoría de los diagnósticos por cualquier método de imagen siempre se correlacionan con el diagnóstico patológico, siendo este último el definitivo por su alto nivel de especificidad. CONCLUSIÓN Se concluyó que el diagnóstico por ultrasonido y  patología en la colecistitis aguda  presentaron diferencias estadísticamente significativas. RECOMENDACIONES Por los resultados obtenidos en este estudio es recomendable que cuando haya sospecha clínica de colecistitis aguda, se realice como complemento un ultrasonido de hígado y vías biliares y posteriormente correlacionar los hallazgos de patología, ya que éste diagnóstico es realizado multidisciplinariamente.

× ¿Cómo puedo ayudarte?