Skip links

Existen otras entidades clínicas que pueden Infiltrar la glándula, como el linfoma y leucemia.

Muy poco frecuentes son las metástasis en tiroides y cuando ocurren, generalmente corresponden a metástasis de riñón, pulmón o mama y son generalmente hipoecoicas o hipoecoicas con halo.

Bocio

Se define por bocio, el aumento de volumen de la tiroides. Esta estimación es factible de ser hecha mediante cálculo ecográfico. Sin embargo, un importante hallazgo es la forma globosa de la glándula. La presencia de múltiples nódulos con aumento de tamaño glandular, constituye un bociomultinodular. Si no aumenta de tamaño sobre los límites anatómicos, corresponderá entonces a una tiroides multinodular.

En la enfermedad de Graves, es característico el bocio hipoecogénico por infiltración linfocítica. Además se observa un mayor componente vascular que Ralls y col. han llamado “Infierno Tiroideo”, que corresponde a un patrón de mosaico de distintos colores, cómo manifestación de la vibración tisular producida por los shunts  arterio-venosos.

Tiroiditis

Otro grupo de patología tiroidea son las tiroiditis, de las cuales la mayor frecuencia radica en la Tiroiditis de Hashimoto o Linfocítica Crónica Autoinmune. Este cuadro cursa con hipotiroidismo, tiroides hipoecogénica, nódulos de bordes mal definidos, ecogénicos, generalmente menores de 6 mm, y con tabiques entre éstos (VPP sobre el 94%). También existen otras tiroiditis, como la enfermedad de Quervain (tiroiditis subaguda granulomatosa, secundaria a una infección viral) ola tiroiditis focal linfocítica, la que debe ser estudiada mediante PAAF, debido a su semejanza con otras lesiones focales. Para afinar el diagnóstico dentro de la gama de enfermedades tiroideas autoinmunes y evaluar tratamientos, se ha sugerido la medición de la velocidad “peak” de la arteria tiroidea inferior, la cual es generalmente mayor a 150 cm/s en la enfermedad de Graves y no mayor de 65 cm/s en los otros cuadros.

Linfoma

Prácticamente todos los linfomas tiroideos corresponden al tipo No-Hodgkin. En un 70-80% de los casos tienen antecedentes de Tiroiditis de Hashimoto previa.

Se ha demostrado la importancia que tiene el ultrasonido tiroideo en el seguimiento de los linfomas de Hodgkin y no Hodgkin de la glándula, ya que particularmente cursan con múltiples alteraciones morfológicas. Esto en combinación al estudio serológico nos pueden sugerir recidivas de linfomas previamente irradiados.

CONCLUSIONES

El estudio ultrasonográfico de la patología tiroidea nos va a aportar importantes estimaciones respecto a sus dimensiones y volumen, patología nodular benigna o maligna, incidentalomas  y procesos inflamatorios glandulares. Todo esto apoyado con la PAAF bajo visión ecográfica, que en un importante porcentaje de los casos nos aportará el diagnóstico definitivo en la patología nodular.

Artículo escrito por el Dr Jose Eusebio López Pardo 

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?