Tratamiento de disquenia vesicular no litiasica con corriente interferencial

0AE

Introducción
la disquinesia vesicular o vesícula vaga es una enfermedad causada pro el funcionamiento inadecuado (contracciones pobres) de la vesícula biliar, puede causar síntomas clásicos de cólico biliar, náuseas y vomito. Por lo general se desencadena por la ingesta alimentaria, se considera una colecistopia no litiasica y se define como un desorden del tracto biliar que causa vaciamiento anormal de la vesícula.

En disquinesias puras solo existe una perturbación del tono y de la motilidad sin inflamación ni cálculos, provocan espasmos a nivel del esfínter de oddi y cuello del cístico o hipotonías de la vesícula biliar con dificultades de contracción y vaciamiento.

las afecciones benignas del sistema biliar, específicamente la disquinesia vesicular no litiasica, constituye un problema de salud, es responsable de un grupo de síntomas como los siguientes: dolor en epigastrio o hipocondrio derecho que se irradia hacia región dorsal, presentación irregular, después de las comidas, fenómenos dispépticos (sensación de peso o repleción gástrica, digestiones lentas, acidez, molestia en el abdomen superior, eructos y flatulencias), además de intolerancia a las comidas con abundantes grasas, salsa y picante, carnes enlatadas, frijoles, huevo y chocolate.

El examen físico pone de manifiesto dolor a la palpación en epigastrio o en el abdomen superior derecho y signo de putphy positivo.

El diagnostico de certeza se realiza de drenaje biliar y el ultrasonido abdominal con prueba de vaciamiento.

El tratamiento puede ser por medicamentos, educación alimenticia, quirúrgico.

en condiciones normales, el flujo de bilis en el sistema biliar extra hepático está influenciado por: la presión secretora de hígado, el volumen de la bilis, la permeabilidad del sistema de conducción, la presión secretora del hepatocolecoco, la elasticidad de la pared vesicular, el tono y contractilidad de la viscosidad de la bilis, el tono y la capacidad de respuesta del esfínter del colédoco, el tono y la mortalidad de la pared duodenal, el grado de permeabilidad, la papila de váter, la liberación de cantidades adecuadas de colecistoquinina, el transporte efectivo y adecuado de la colecitocinina liberada y la rapidez de la inactivación de la colecistocinina.

Métodos
se realizó un estudio explicativo, casi experimental y prospectivo. El universo estuvo constituido por todos los pacientes con diagnóstico de disquinesia vesicular no litiásica que fueron. Se seleccionaron los primeros 30 pacientes consecutivos, a quienes se comprobó el diagnóstico de disquinesia vesicular no litiásica mediante el método clínico (interrogatorio, el examen físico), ultrasonido vesicular con prueba de vaciamiento (vaciamiento menor del 50 % de sus volúmenes) y drenaje biliar (bilis b excretada menor de 25 cm3), que cumplieran con los criterios de inclusión y no presentaran criterios de exclusión.

Criterios de inclusión
– pacientes con diagnóstico clínico y exámenes complementarios de disquinesia vesicular no litiásica.
– pacientes comprendidos entre los 18 y 80 años de edad.
– pacientes dispuestos a participar en la investigación.

Criterios de exclusión
– pacientes con enfermedades crónicas digestivas que enmascaren los resultados, como son: gastritis crónica, hernia hiatal, úlcera gástrica.
– pacientes con contraindicaciones para recibir la corriente interferencial (marcapasos, neoplasias, tumores, trastornos psiquiátricos, fiebre, embarazo, metrorragia, lesiones de la piel en la zona del tratamiento).

Todos los pacientes incluidos en el estudio, recibieron como único tratamiento la corriente interferencial con la siguiente metodología: un electrodo colocado en el hipocondrio derecho sobre el punto de Murphy y el otro en la región paravertebral
dorsal derecha, a nivel de t10-t11, tiempo de 15 minutos, frecuencia portadora de 2000 Hz y una frecuencia fija de 30 Hz. el tratamiento se realizó en 10 sesiones, diario (de lunes a viernes).

Al final del tratamiento, se realizó una revaluación conjunta con el gastroenterólogo (interrogatorio, examen físico) y se repitieron los estudios complementarios, los que fueron analizados posteriormente por el investigador principal.

Para calificar los resultados finales del estudio, se definieron 4 tipos de respuestas:
excelente
– paciente asintomático.
– ultrasonido: prueba de vaciamiento mayor de 50 % de sus volúmenes.
– drenaje: excreción de bilis b 30 cm3o más.
Buena
– paciente asintomático.
– ultrasonido: prueba de vaciamiento mayor de 50 % de sus volúmenes.
– drenaje: excreción de bilis b entre 25 y 29 cm3.
Regular
– pacientes sintomáticos.
– ultrasonido: prueba de vaciamiento mayor de 50 % de sus volúmenes.
– drenaje: excreción de bilis b entre 24 y 15 cm3
mala
– pacientes con sintomatología igual o empeorada.
– ultrasonido: prueba de vaciamiento por debajo de 50 % de sus volúmenes.
– drenaje: excreción de bilis b entre menos de 15 cm3.

Resultados y discusión
en los 30 pacientes de la muestra predominó el sexo femenino con 24 pacientes (80%), con una relación 3:1. el mayor por ciento de pacientes estuvo comprendido en el rango de 40 a 59 años y se observó una mayor incidencia en la piel blanca con 20 pacientes para un 66.7 %.

Con relación a la prevalencia de la disquinesia, según la literatura consultada, se destaca por el predominio del sexo femenino 5, en un rango de edades de 30 a 50 años, aunque un 20 % supera los 60 años 8. Otro estudio18 expresa que el mayor número de pacientes se encuentra en la tercera o cuarta década de la vida. El color de la piel también se corresponde con lo reportado en la literatura revisada 18. Los pacientes refieren que la intolerancia a los alimentos (93.3 %) y las digestiones lentas (86.7%) fueron los síntomas más frecuentes antes del tratamiento y después del tratamiento estos síntomas disminuyeron al 50% y 46.7% respectivamente, aspecto que resulta significativo de acuerdo a las estadísticas. el resto de los síntomas referidos también tuvieron una notable disminución (la flatulencia cólica y dolor en hipocondrio) excepto la acidez.

Al analizar el estudio funcional de la vesícula biliar, el 76.7% de los pacientes tenía un vaciamiento menor al 50 %. Después del tratamiento hubo una disminución hasta el 20.0%, resultados estadísticamente significativos. La más reciente literatura plantea 13-14 que menos de un 50 % en la fracción de eyección vesicular constituye criterio diagnóstico de disquinesia vesicular, aspecto que coincide con los resultados obtenidos en el presente estudio antes del tratamiento.
No se encontraron reportes de resultados alcanzados después del tratamiento propuesto.

Conclusiones:
es una patología de funcional muy frecuente en los adultos la disquinesia vesicular y este articulo nos muestra que con los métodos de diagnósticos a personas que solo tiene mal el funcionamiento, que no presentan otra patología tiene buenos resultados con los tratamientos propuestos.
Y vemos que una vez más el ultrasonido es muy útil para valor la vesícula biliar y su morfología.

2 Comentarios

  1. Jose 16 febrero, 2019 Responder

    Buen día donde se puede hacer este procedimiento, mi hermana ya tiene diagnosticado ese problema de disquinesia en base a estudios,

  2. José B. salinas vargas 19 febrero, 2019 Responder

    Buenas tardes soy de ciudad de mexico, leyendo su articulo y su diplomado vi que tratan sobre la disquinesia vesicular con corriente interferencial, mi hermana tiene diagnosticado ese padecimiento ya por una especialista, mi pregunta es donde podria contactar a un medico que haya tomado el diplomado o si en sus instalaciones se puede hacer el tratamiento, tenemos estudios y ultrasonidos

    mucha gracias espero su amable respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*