Skip links

Tumor hepático en un neonato

Dentro de la categorización de las lesiones tumorales existe tumores fetales y neonatales siendo 3 los más frecuentes son: hemangiomas, hematoma   mesenquimatoso y hepatoblastoma.

En este caso se trata de producto del 2º embarazo el cual nace por parto vaginal apgar 7/9, peso 2.740 kg y talla de 47 cm. Durante su extracción presenta volumen abdominal con red visible y matidez generalizada, se envía a hospital pediátrico y se practica  USG abdominal  presentando hepatomegalia con patrón heterogéneo y nódulos hiperecoicos  y estudios de laboratorio (trombocitopenia y tiempos prolongados).

A la exploración física  presenta abdomen globoso, lustroso,  tenso con red venosa , matidez generalizada, masa  plapable en flanco derecho hasta la fosa iliaca que rebasa la línea media hacia la izquierda, no móvil con  bordes bien  delimitados,  dolorosa a la palpación  resto normal.       Es evaluado por cirujano pediatra y oncólogo diagnosticando hemangioendotelioma,  el paciente presenta deterioro respiratorio y fallece.    El tamaño del tumor  y el efecto en masa en el abdomen  provoco las complicaciones.   La autopsia revela  neuroblastoma  congénito (aparición frecuente).

El ultrasonido prenatal pudo haber identificado al tumor hepático, aunque no hubiera ayudado como elección del tratamiento sin embargo, es capaz de diagnosticar malformaciones congénitas y cardiacas con lo que se puede dar un manejo diagnostico diferente y oportuno al nacimiento.   Puede detectar neurobloastomas localizados (in situ) que si pueden ser resecados y tienen  un buen pronóstico.

Su presentación clínica depende de la localización y forma  diferenciada hasta su maduración ( malignidad),por lo que es desconcertante su forma madura y es por ello que  se establecen  clasificaciones basadas en los datos histopatológicos  (diferenciación y actividad mitótica)y clínicos en la edad del paciente , así como los marcadores tumorales  lo que permite ubicar al paciente en la escala terapéutica

COMENTARIO

El abordaje de una  neoplasia de hígado de gran tamaño  en un neonato  muchas veces no es fácil, su diagnóstico  depende en gran medida del ultrasonido, marcadores tumorales, exámenes de laboratorio  resonancia magnética etc. etc.

El ultrasonido es el mejor auxiliar diagnostico ya que puede establecer  localización, tamaño y posible contenido del mismo  hasta tu probable vascularidad, sin este método su manejo terapéutico se ve mal conducido o mal empleado.

Si hablamos de la incidencia del neuroblastoma es de 1-70 casos de 1 millón de nacidos vivos lo que lo hace difícilmente predecible y junto a las complicaciones  no siempre se cuenta con el conocimiento del mismo lo que hace más difícil su manejo.  Las 3 neoplasias más frecuentes de hígado en etapa neonatal son hemangiomas, hematoma   mesenquimatoso y hepatoblastoma; muchas tumoraciones tienen regresión espontanea y otros sufren degeneración maligna por lo que se resecan inmediatamente.  Como vemos según la localización de la lesión dependerá su manifestación clínica así como las complicaciones de las mismas como es en este caso  hubo alteración metabólica y efecto compresivo por masa en las estructuras vecinas que ocasiono el  fallecimiento del paciente. Al hacer la diferenciación muchas veces se puede realizar abordaje quirúrgico y salvar al paciente.

No cabe duda que sin el ultrasonido no se realizaría sospecha diagnostica y por lo tanto haría más difícil pensar en la solución del mismo.

Artículo escrito por la Dra. Judith Uribe Castañeda

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com 

× ¿Desea más información sobre este diplomado?