Ultrasonido De Bazo

Hablando de su consistencia debido a que su cápsula es suave, el bazo tiene una apariencia no consistente. El volumen depende de la sangre circulante en promedio es de 10.9 +/- 1,4cm de largo, de ancho 4 +/- 0.45cm, en el eje ap 6.8 +/- 0.71 con un peso de 150- 200gr.

Respecto a su ubicación en el cuadrante superior izquierdo del abdomen y su ubicación intraperitoneal a la altura de la novena y onceava costillas, y suspendido por los ligamentos espleno renal, espleno cólico, espleno gástrico, frénico esplénico.

La cara convexa se encuentra adyacente al diafragma y próxima a la cavidad pleural. La cara cóncava en contacto con el estomago, riñón derecho y la flexura cólica.

La forma observada por el USG es de media luna. Su convexidad exterior es lisa mientras que el margen interior puede parecer dentado o nodular, su ecoestructura es homogénea y solo ligeramente más ecógeno que el hígado sano e hiperecoico respecto al riñón.

Vasculatura y Perfusión

El sistema circulatorio es en parte abierto y cerrado. Por USG las arterias centrales muestran desaparecer ya que se ramifican desde las arterias segmentarias que se introducen en el tejido trabecular. A partir de estas arterias centrales, las arteriolas centrales suministran de sangre a los senos esplénicos y a la pulpa blanca. En este punto se divide en las arterias peniciladas y capilares, entonces la sangre va desde los senos a la pulpa, y de nuevo al tejido trabecular. En el sistema abierto la sangre es guiada desde las arteriolas al sistemas retículo endotelial donde los macrófagos eliminan las bacterias, virus y eritrocitos viejos.

Evaluación del tamaño y volumen

El peso puede ser estimado por USG se deduce por el producto de los diámetros AP, longitud y anchura. El volumen alterado puede correlacionarse con hallazgos USG.

El bazo accesorio

Es una variante anatómica normal el 90% de las veces es única y e l10% múltiple y se encuentra en un 10%-25% de todos los pacientes. La mayoría de los bazo supra numerarios se encuentran en el polo esplénico más inferior y típicamente miden 25mm., se deben diferenciar de nódulos linfáticos, neoplasias, la glándula suprarrenal y la cola pancreática.

Para su examen se prefiere el decúbito supino o el decúbito lateral, con el paciente en inspiración dado que el pulmón desplaza el polo superior del bazo. Entre la 10ª y 11ª espacio intercostal se considera la mejor ventana. Con el transductor convexo a 3,5 – 5 MHz.

A considerar  que el bazo puede aumentar de tamaño en con la altura del paciente y superar el tamaño normal en el caso de los atletas sanos.

Hipoesplenismo

Congénito, hematológico, anemia de células falciformes, infarto y enfermedades autoinmunes, deben considerarse. Frecuentemente con el tamaño del bazo disminuido la función se deteriora también pero no necesariamente claro dentro de ciertos límites diría Starling. Lo que invariablemente sucede con la disminución de flujo sanguíneo es el hipoesplenismo. En general  se habla de hipoesplenismo por una disminución del filtrado (cuerpos de Howell-Jolly) y una disminución del status inmunológico.

LESIONES BENIGNAS DE BAZO:

TRAUMA Y RUPTURA: Es la complicación más frecuente causa del trauma contuso de abdomen. Una ruptura en agudo es difícilmente diagnosticada por USG la mayoría de las veces. Las fisuras pueden verse hipo o hiperecoicas en relación al parénquima esplénico. Las lesiones más graves también pueden causar hematomas subcapsulares. El signo indirecto de ruptura es el líquido libre en la región peri-esplénica.

Una ruptura llamada de 2ª vez, describe el retraso en la aparición de la hipovolemia horas o días después del trauma inicial, que es consecutiva causada por una ruptura secundaria de la capsula o el desarrollo del hematoma subcapsular. Este tipo de lesión no puede detectarse por USG y sigue siendo un dilema diagnostico con TAC. El diagnostico de hemorragia activa es raro pero excepcional la ruptura espontanea, con altas tasas de mortalidad dentro los primeros 30 días, habitualmente descritas con relación por inflitración de tumores malignos. Hiperecogenicidad  y cambios en la ecotextura del parénquima son marcadores de hemorragia las cuales son también más comunes. El Doppler color y el USG contrastado son de mucha utilidad para definir estas condiciones y evaluar posibles pseudo aneurismas; amabas modalidades la cierran la brecha a la TAC, que a la fecha es considerada como la referencia e

Standard, en la evaluación y el seguimiento del trauma esplénico. Se divide en 5 categorías.

  1. Fisuras capsulare y hematoma subcapsular no expansivo.
  2. Lesiones de la cápsula y parénquima sin lesión de las arterias segmentarias.
  3. Lesiones de la cápsula, parénquima y arterias segmentarias.
  4. Lesiones de la cápsula, parénquima, arterias segmentarias e hilio.
  5. Franca ruptura esplénica, hilio y devascularización.

HEMATOMA:

Un hematoma fresco impone un cambio de hiperecogenicidad en el parénquima. Lo hay de dos variedades, subcapsular o intra parenquimatoso. Un hematoma ya “organizado” muestras características heterogéneas.

LESIONES NO TRAUMATICAS:

INFARTO: La mayoría de los infartos son infiltrativos o por trastornos hematológicos, otras razones por anemia severa, embolia por bloqueo de las arterias esplénicas, los  secundarios a hipertensión portal, infiltración tumoral al hilio esplénico o por esplenomegalia severa son raros.

HEMANGIOMA ESPLÉNICO: Tumoración benigna más frecuente que como norma no excede 2 cm. Por otro lado son muy raros lo hemangiomas subcapsulares.

Artículo escrito por el Dr. Julio D. Guillén

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com