Skip links

Ultrasonido en el primer trimestre de embarazo

Es importante que el médico de primer contacto aprenda a utilizar e interpretar ultrasonido, ya que proporciona la confirmación de un diagnóstico, pronostica como será el proceso y la culminación de un embarazo. El Artículo proporciona 10 recomendaciones para la evaluación ultrasonográfica del primer trimestre de embarazo en el primer nivel de atención.

  1. CORROBORAR AMENORREA POR EMBARAZO: De preferencia mediante cuantificación de la HGC, ya que la prueba cualitativa tiene poca sensibilidad, se debe medir el saco gestacional que es visible por USG pélvico a partir de la 5ª semana y por USG transvaginal a partir de la 4ª y media. Debe observarse saco vitelino para confirmar embarazo, de lo contrario podría presentarse diagnóstico erróneo.
  2. SITIO DE IMPLANTACION DEL SACO GESTACIONAL. Es importante descartar localización extrauterina (Ectópico). Los hallazgos son: engrosamiento endometrial, masa anexial y liquido libre en espacio hepatorrenal.
  3. VERIFICAR LA VIABILIDAD DEL EMBARAZO: Debe observarse un saco gestacional de 5mm de diámetro, saco vitelino en saco mayor de 10mm, en sacos mayores a 18mm observar embrión y un embrión con LCC mayor de 5mm presenta actividad cardiaca.
  4. VERIFICAR VITALIDAD DEL PRODUCTO: El latido cardiaco es detectado a partir de la semana 6 por vía transvaginal y a partir de la semana 7 por vía abdominal. Bradicardia refiere mal pronóstico embrionario y alteraciones cromosómicas
  5. DETERMINACION DE EDAD GESTACIONAL: Con base a la antropometría fetal, antes de las 27 semanas el estudio tiene un error de ±1 semana, a las 36 semanas de ±2 semanas y después de 36 semanas de ±3 semanas.
  6. DETERMINACION DEL NUMERO DE PRODUCTOS. Permite la diferenciación de embarazos monocigóticos en cuanto a su corionicidad y la relación con los amnios, posibilita identificación de embarazos múltiples de alto riesgo.
  7. RIESGO DE ABORTO: Los criterios son Saco gestacional con implantación baja, reacción decidual < 2mm, saco gestacional con morfología distorsionada, reacción decidual con refringencia débil, saco vitelino calcificado, crecimiento del saco gestacional <.7 mm por día, hemorragia subcoriónica.
  8. EVALUAR ALTERACIONES UTERINAS Y OVARICAS: Debe evaluarse cérvix por la posibilidad de incompetencia cervical y aborto inevitable, identificar miomas por la posibilidad de abruptio placentae, retardo en crecimiento intrauterino, RPM, distocia, hemorragia postparto. La mayoría de las complicaciones se deben a la localización fibrinoide de placenta, localización de segmento inferior, volumen de mioma y estructura ecogénica. Con respecto a ovario se debe determinar si la lesión es un quiste funcional, cuerpo lúteo, tumor benigno o maligno.
  9. IDENTIFICACIÓN DE ANEUPLOIDÍAS: Cribado de aneuploidias se divide en 2 etapas: Combinación del riesgo por edad materna determinada por la translucencia nucal y la bioquímica del suero materno, la segunda etapa abarca estudios invasivos (amniocentesis y biopsia de vellosidades coriónicas) así como también: presencia de hueso nasal, flujo tricuspideo, onda a de ductus venoso, ángulo facial.
  10. ENVÍO OPORTUNO A 2º Y 3er NIVEL DE ATENCIÓN: Al integrar el ultrasonido al control prenatal en primer nivel de atención, se podrá identificar oportunamente a las mujeres gestantes con riesgo y remitirlas adecuadamente.

COMENTARIO

El presente artículo nos permite identificar 10 recomendaciones para integrar un correcto diagnóstico y seguimiento de mujeres gestantes en el primer trimestre, es importante tener un conocimiento global utilizando el ultrasonido como herramienta básica en el primer nivel de atención y así aumentar la calidad en la atención. Cualquier médico responsable de unidades de primer nivel podría agregar esta herramienta para poder reconocer posibles complicaciones en los siguientes trimestres.

Artículo escrito por la Dra. Karla Figueroa

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?