Skip links

Ventajas de la embolización en pacientes con placenta acreta

La placenta acreta es la inserción anormal de una porción o toda la placenta en el músculo uterino, con grados variables de invasión. Su característica histopatológica es la ausencia parcial o total de la decidua basal. En la década de los 70 del siglo pasado Miller mostró el aumento en la incidencia de placenta acreta secundaria al aumento de la tasa de cesáreas en la población estadounidense.

La placenta acreta es un problema de salud pública debido a su notable aumento en las últimas décadas, que ha sido de cinco a diez veces de acuerdo con los informes de diferentes países y localidades; está estrechamente vinculada con el incremento en la tasa de cesáreas.

La histerectomía obstétrica sigue siendo el patrón de referencia en el tratamiento de la placenta acreta. Es fundamental que el equipo de obstetras jóvenes que enfrentan el aumento de este padecimiento en sus ámbitos intrahospitalarios conozca el manejo actual y otras alternativas de tratamiento.

Dentro de estas alternativas de tratamiento se encuentra la embolización de las arterias uterinas, selectivamente del vaso sangrante, o ambas cosas, asociadas con el uso posterior de metotrexato bajo vigilancia del oncólogo.

Se realizó un estudio longitudinal retrospectivo en 21 pacientes del Hospital General de México (HGM), de enero de 2010 a julio de 2013, diagnosticadas con placenta acreta. El diagnóstico se realizó mediante ultrasonido obstétrico en escala de grises y aplicación de Doppler color y resonancia magnética. Del total de las pacientes (21, 100%), 8 (38%) fueron enviadas al servicio de radiología intervencionista para ser sometidas a embolización de arterias uterinas.

La embolización se llevó a cabo una vez realizada la cesárea. Las pacientes fueron llevadas a la sala de angiografía bajo control anestésico y vigilancia estrecha por médicos ginecólogos y de terapia intensiva.

La invasión del miometrio por el tejido placentario es una afección con una frecuencia reportada de 1 a 3% en nulíparas que se incrementa con la presencia de cicatrices uterinas secundarias a procedimientos quirúrgicos previos como miomectomías o cesáreas

La hemorragia obstétrica es una entidad con altas morbilidad y mortalidad y placenta acreta en una de sus causas más frecuentes. El manejo, en la mayoría de los casos, consiste en histerectomía donde la cantidad de sangrado llega a comprometer la vida de las pacientes. Debido a esto se han buscado alternativas de tratamiento.

El tratamiento conservador tiene como objetivo principal preservar la fertilidad y evitar la histerectomía, teniendo en cuenta las posibles complicaciones como necesidad de transfusiones, coagulación intravascular diseminada e infección, que en algunos casos puede ser de difícil de control y derivar en sepsis.

COMENTARIO

 La embolización en pacientes con placenta acreta es una alternativa en el tratamiento, para disminuir la cantidad de sangrado así como tratar de conservar el útero y por ende la fertilidad, como se verá el diagnostico se efectuó en base de un ultrasonido en escala de grises y Doppler color.

Artículo escrito por el Dr. Victorino D. Mimbrera Rodríguez

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

 

 

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?