Skip links

Angiosarcoma de próstata

Para la presente revisión se llevó a cabo una búsqueda bibliográfica en la base de datos Pubmed , Embase y Cochrane. Todos los casos de angiosarcoma de próstata reportados a la fecha y los estudios observacionales que evaluaron la radiación asociada con la ocurrencia de cáncer fueron revisados ​​. A pesar de la rareza de angiosarcoma de próstata  muestran notable heterogeneidad clínica y patológica, y un tratamiento a desafiar. Nos pareció que la asociación de angiosarcoma de próstata con radioterapia sea débil basándose en los resultados de los estudios observacionales y los informes de casos. Aunque la exposición a la radiación se ha sugerido etiología de angiosarcomas de próstata, la asunción de dicha asociación no es apoyada por la literatura actual.
Los sarcomas son tumores mesenquimales malignos. Angiosarcomas generalmente afectan individuos más viejos y abarcan 2 % de los sarcomas de tejidos blandos. Con frecuencia afectan a la piel de mama y de tejidos blandos. Estas neoplasias malignas muy raras (sólo 10 identificados en la literatura mundial actual) se originan en el endotelio de los vasos sanguíneos y se distinguen por la proliferación endotelial atípica, sólido o de múltiples capas. En el presente trabajo, se proporcionar una revisión de angiosarcomas de próstata, destacando su epidemiología, etiología, presentación clínica, características histológicas, factores de pronóstico y las opciones de tratamiento actuales.

EPIDEMIOLOGÍA
Los rabdomiosarcomas son los sarcomas más frecuentes de la próstata, lo que representa > 75 % de los casos, y se ven típicamente en los lactantes, los niños y los adultos jóvenes. Angiosarcoma de próstata es una entidad casi inexistente y la progresión de la enfermedad y el pronóstico de estos tumores es poco conocido. Un pico de incidencia se ha observado entre las edades de 40-50 y 70-80 años (edad media: 40 años) en la literatura. Uno de los casos incluso implicó un niño de 2 años edad. Smith et al.  Informó de dos casos y encontró dos casos adicionales en el angiosarcoma en un hombre chino de 35 años de edad, y Oliva Encina et al.  Encontraron un sexto caso en
un varón de 31 años de edad. Chandan y Wolsh, reportaron el séptimo caso de angiosarcoma de la próstata en un paciente que recibió la terapia de radiación para el adenocarcinoma de próstata 10 años antes. Lee et al.  Reportaron el octavo caso, que era un varón de 19 años de edad con teratoma próstata resistente a la quimioterapia, que fue encontrado más tarde a tener angiosarcoma prostático. Guo et al .  Encontraron el noveno caso de angiosarcoma en un paciente que tenía sometido a radioterapia 4 años antes. Khaliq et al .  Reportaron el 10 º caso, un  hombre de 73  años de edad que había sido objeto de la radioterapia externa con impulsar la braquiterapia para el adenocarcinoma de próstata 8 años antes y más tarde se presentó con la próstata angiosarcoma junto con adenocarcinoma recurrente.

ETIOLOGÍA Y FACTORES DE RIESGO

Exposición a la radiación anterior es un factor de riesgo bien conocido para los angiosarcomas. El efecto directo oncogénico de la radiación ionizante y la estimulación celular prolongada durante la reparación de daños en los tejidos como consecuencia del cambio isquémico inducido por radiación se cree que desempeñan un papel en el desarrollo de angiosarcoma. Otros factores que se han relacionado con angiosarcomas son: linfedema crónico y la exposición a químicos como el arsénico, dióxido de torio y cloruro de vinilo. Ninguno de los casos denunciados tenía antecedentes de exposición a
los productos químicos mencionados anteriormente.

Cahan et al .  Propone que el sarcoma inducido por radiación se puede producir en una área irradiada previamente dentro de un período de latencia de hasta por 7 años. Aunque la asociación de angiosarcoma con exposición a la radiación ha sido descrito previamente   sólo tres de 10 casos reportados de angiosarcoma de próstata  han tenido exposición a la radiación anterior en el APE los niveles estaban dentro del rango normal o indetectable.
Sólo uno de estos tres casos se trataba de un adenocarcinoma de la próstata. En el informe del caso por Lee et al. , que se pensaba que era una transformación maligna dentro de un  teratoma preexistente , por lo tanto , no está claro si  un angiosarcoma post- radiación, se deriva de un cáncer de próstata indiferenciado o significa más bien una segunda  neoplasia mesenquimal.

El riesgo estimado de desarrollar sarcoma después de la irradiación en cualquier sitio con
a largo plazo de seguimiento parece ser de 0,03 % a 0,8 %. Huang et al . informó de un mayor riesgo de los sarcomas de tejidos blandos después de la radioterapia adyuvante
en pacientes con cáncer de mama en Vigilancia de Epidemiología . Este riesgo se incrementa especialmente para los angiosarcomas y el pico incidencia se informó de 5-10 años después de la terapia de radiación. Un concurrente linfedema, secundario al tratamiento del cáncer de mama, se cree que es un potencial factor de confusión en la asociación. Una asociación similar entre la radioterapia y la angiosarcomas posteriores también ha sido reportada en la literatura de cáncer ginecológico. Kim et al . encontraron 66 casos reportados de angiosarcoma con radiación asociada a donde la indicación más común para la terapia de radiación fue de cáncer de mama ( 44 % ) , seguido por
cáncer ginecológico ( 21 % ) . Kim et al . también informó de que en  el 85 % de la radiación asociada se detectaron los angiosarcomas en la piel con un período de latencia mediana de 8 años . En el mismo estudio, la edad media al diagnóstico fue de 65 años y la mediana de supervivencia fue de 12 meses.

Otro gran estudio de cohorte de base poblacional de evaluar el riesgo de angiosarcoma entre todos pacientes con cáncer que se encuentra un mayor riesgo de angiosarcoma troncal entre las mujeres con los cánceres de mama y ginecológicos. Este estudio no encontró una fuerte relación con la radioterapia, la edad o el sexo masculino. Aunque la radiación ionizante es  una etiología  bien documentada de angiosarcoma, Müller et al. No encontraron un mayor riesgo de malignidad secundaria en la literatura desde mediados de la década de 1980 a 2007, después de ajustar por la edad y el seguimiento de duración, sin embargo, se reportó un mayor número de cánceres secundarios de la vejiga, recto, pulmón y sarcoma después de la irradiación de próstata.

Luna et al.  reportaron una mayor riesgo de segundo cáncer primario de la vejiga , el recto , tracto gastrointestinal , cerebro y pulmón , linfoma y leucemia entre los pacientes con cáncer de próstata , cáncer de 5 años después de la radioterapia , en comparación con aquellos que no recibieron radiación. En el mismo estudio, los hombres que recibieron radioterapia en la forma de implantes o isótopos radiactivos no tenían un mayor riesgo de un segundo cáncer primario. En este gran estudio de cohorte, no se informó de mayor riesgo de angiosarcoma de próstata.

Artículo escrito por el Dr. Hugo Francisco Rmírez Santana

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?