Skip links

Bazo errante: apariencia en remolino en ecografía doppler color

El bazo errante es una condición quirúrgica inusual encontrada debido al debilitamiento o pérdida de los ligamentos gastrosplénico y esplenorrenal que fijan el bazo en el cuadrante superior izquierdo del abdomen. Si bien esta condición es generalmente asintomática, el tener el pedículo largo y móvil predispone el bazo a la torsión. Sin indicaciones clínicas, el diagnóstico es muy difícil.

El bazo errante es más frecuente en mujeres en edad fértil. Diversas modalidades de imágenes se utilizan para el diagnóstico de bazo errante, pero la ecografía doppler color urgente, puede ser una herramienta muy útil en el diagnóstico inicial, revelando la bazos ectópicos   y la apariencia de torbellino en el pedículo vascular tortuoso.

Iraní Azari de 23 años de edad, se remitió al Servicio de Urgencias por dolor abdominal. Tenía dolor progresivo durante 24 horas anteriores a la admisión, con náuseas y vómitos, pero la función intestinal normal. La noche antes de su ingreso, el dolor aumentó en intensidad y se describe como un dolor generalizado que era más grave en el cuadrante inferior derecho del abdomen. Con antecedentes de hace un año del mismo caso con evolución libre, por lo cual se trató de forma ambulatoria.

Con signos vitales de  presión arterial 120/80 mmHg, FC 80 lpm, FR 18 rpm y temperatur 37,2 ° C.

A la exploración física no hubo hallazgos patológicos en los exámenes de la cabeza, el cuello y el pecho. En el examen físico abdominal, una masa tierna móvil se detectó en el lado derecho del ombligo. Paraclínicos fueron normales. La Ecografía abdominal en escala de grises y con un transductor convexo (3-5MHz) mostró que el bazo no estaba en su sitio de costumbre, y se encontraba en la región paraumblical derecha con una región hipoecoica triangular de  3×5 cm en su polo superior.

La ecografía reveló amplia zona hipoecoica triangular de infarto esplénico.

La ecografía Doppler color del bazo ectópico no mostró el flujo sanguíneo en la vena esplénica dilatada, pero la arteria esplénica con adecuado flujo sanguíneo.

Una evaluación Doppler color del hilio del bazo reveló una arteria esplénica ectópica trenzada con una apariencia de remolino

El Doppler color ecografía reveló el flujo sanguíneo arterial en la arteria esplénica, pero no mostró el flujo de sangre en la vena esplénica dilatada.

La ecografía Doppler color del pedículo vascular esplénico mostró apariencia en remolino de la arteria esplénica retorcida.

El paciente fue sometido a una laparotomía, con diagnóstico de sospecha de torsión de un bazo errante después de una inyección de pneumovax acuerdo con la directriz de nuestro ministerio diputado por la educación.

Los hallazgos postquirúrgicos fueron un gran bazo con un largo y retorcido pediculo, junto a una amplia zona de infarto en el bazo. Por lo cual el tratamiento definitivo fue esplenectomía.

El informe anatomopatológico reveló una masa de 20 cm × 12 × 6 con una gran zona de infarto. El postoperatorio transcurrió sin complicaciones y el paciente fue dado de alta en el 5 º día postoperatorio. El paciente fue seguido por seis meses y estaba en buenas condiciones generales. Si dolor posterior a cirugía.

Bazo errante es una condición extremadamente rara que se caracteriza por la excesiva movilidad y el desplazamiento del bazo de su posición normal, debido a la ausencia congénita o adquirida de los ligamentos esplénicos.

El bazo errante se observó por primera vez en la autopsia en 1967 por Van Horne.

Como órgano peritoneal intra, el bazo se desarrolla como grupos de células mesenquimales dentro de la mesogastrio dorsal en aproximadamente 28 días.  Se ha planteado la hipótesis de que el bazo errante congénito se desarrolla como resultado de la laxitud o mal desarrollo de sus ligamentos suspensorios. Hay una formación inadecuada de un pedículo esplénico largo con una mayor probabilidad para la fijación anormal y de torsión.

Bazo errante es más frecuente en las mujeres de 20 a 40 años de edad y la edad de presentación puede variar de 3 meses a 80 años. Las mujeres constituyen 80% de los casos. La presentación clínica es variable, y el paciente puede ser asintomática o puede tener dolor intermitente resultante de torsión y distorsión, o puede presentarse con una masa palpable móvil. El exceso de la movilidad del bazo puede predisponer a complicaciones, incluyendo la torsión aguda del pedículo vascular, gangrena o la formación de absceso esplénico, hemorragia por varices gastro-esofágico, pancreatitis aguda o necrosis de la cola pancreática secundaria a la torsión, vólvulo gástrico y obstrucción intestinal .

En estas condiciones, el paciente se presenta con un abdomen agudo, que puede confundirse con apendicitis, torsión ovárica, diverticulitis, colecistitis, pancreatitis y peritonitis no específica.

Las pruebas de laboratorio son generalmente inespecíficos.

Ecografía y la tomografía computarizada muestran la ausencia de bazo en su posición normal y una masa móvil en forma de coma en el área del abdomen o la pelvis. Una tomografía computarizada es la técnica diagnóstica de elección para el diagnóstico de un bazo errante, sobre todo cuando hay sospecha de torsión y cuando el bazo no se observa en la ecografía, debido a los gases intestinales.

El «signo de remolino» del pedículo esplénico es diagnóstico de torsión esplénica. Otro signo específico de infarto esplénico en la TC es el «signo del borde» en el que la cápsula esplénica es hiperdensa en comparación con el parénquima.  El tratamiento del bazo errante es una esplenectomía.

COMENTARIO

El bazo errante es una patología rara, que tiene predominancia por el género femenino, se origina acuerdo a una hipótesis a la laxitud de los ligamentos suspensorios del órgano, lo cual provoca el desplazamiento del bazo con la mayor probabilidad de la torsión del pedículo vascular, lo cual es una urgencia médica, que no aporta muchos datos clínicos, más sin embargo el estudio más directo es una ecografía doppler la cual nos reporta el signo clásico de remolino de los vasos sanguíneos, y en algunas ocasiones zonas de infarto. Por lo cual la ecografía nuevamente tiene un impacto medico en esta patología.

Artículo escrito por el Dr. Luis Ángel Palma

Inscripciones para curso

Inscripciones para Diplomado

diplomadomedico.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?